Diversión y enseñanza a la vez

  • La Ciudad de los Niños ofrece actividades relacionadas con el medio ambiente, el deporte y la escuelal Conciliación

El Campus de Verano permite compatibilizar la jornada laboral y la vida familiar. Los niños pasan un buen día mientras que los padres continúan con el trabajo.

No siempre llueve a gusto de todos, y quizás aún menos en estas épocas del año. Y es que aunque estemos en tiempo de rebajas y altas temperaturas, la mayoría de padres y madres continúan con su rutina diaria, trabajo y más trabajo. El problema es que las escuelas y guarderías cerraron ya hace algunos días y los abuelos ya no están para hacerse cargo de los pequeños, al menos no durante todo el día. Para aquellos padres que no sepan qué hacer con sus hijos durante las vacaciones, la Fundación Cajasur y la empresa Educasur han puesto en marcha un plan de conciliación entre la vida laboral y la familiar.

Así, han organizado el primer Campus de Verano en la Ciudad de los Niños de la capital cordobesa. Cada semana se elige un tema distinto sobre el que realizar tanto actividades lúdicas como educativas. Esta semana la temática consiste en conocer más a fondo la Mezquita d e la ciudad. Otras cuestiones que trataran serán el agua, la vida, el reciclaje, la alimentación o la naturaleza. En el Campus se diferencian tres áreas: la de animación, que incluye actividades con títeres, cariocas o malabares; la de deportes, con minifútbol y el plato fuerte que es la gymkana, y por último el área medioambiental, en la que se conciencia a los niños sobre la importancia de reciclar y conservar los recursos naturales. Algunos de los pequeños que se encontraban ayer en el campus se mostraban contentos y distraídos. Sobre todo se interesaban especialmente en las diferentes atracciones que el parque tiene en torno al agua: troncos con chorros o canoas. Allí se refrescan y pasan un rato muy divertido. El Campus ofrece, además, una escuela de verano, un comedor y un servicio de ludoteca.

Por otra parte, aquellos niños que prefieran solamente dar un paseo y disfrutar de un buen día en este recinto del Parque Cruz Conde deben saber que serán los padres o las personas responsables los que estén a su cuidado, ya que los monitores se encargan exclusivamente de trabajar en el Campus. Desde el servicio de información del Parque aún no se cuenta con el número exacto de visitas, ya que es un dato que suele variar dependiendo del día. Así, por ejemplo, saben que 400 niños lo visitaron ayer. Las visitas son gratuitas y están abiertas a niños de edades entre los cuatro y 12 años.

Elena, se divertía a la vez que aprendía creando una marioneta de hortalizas. Presentó a su nuevo amigo, Pepe, una cabeza de patata con nariz de zanahoria. La monitora que dirigía el taller cree que este campus es una magnífica forma de pasar el tiempo mientras que los padres continúan la jornada laboral, preferible por ejemplo a estar sentados frente a la pantalla del televisor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios