Critican que El Naranjo carezca de una biblioteca en uso por falta de personal

  • La asociación de vecinos denuncia que almacena 1.500 libros en cajas y que hace 10 años que pide un bibliotecario sin éxito

Comentarios 3

La Asociación de Vecinos La Palomera del barrio El Naranjo está concienciada de la necesidad de fomentar la lectura entre sus convecinos, sobre todo entre los más jóvenes. Y es que el índice de menores que no continúa sus estudios tras acabar la Educación Secundaria Obligatoria "es muy alto" respecto a otras zonas de la ciudad, aseguró la presidenta de este colectivo, María José Carmona. A este respecto, la representante vecinal afirmó que desde hace unos diez años solicitan al Consistorio la contratación de una persona para poner en marcha una biblioteca en la sala de lectura del centro cívico del barrio. Sin embargo, la única que respuesta que en todo este tiempo han encontrado los vecinos es un no, con el argumento de que "no hay dinero para contratar a un bibliotecario o a un monitor para que se encargue de la puesta en funcionamiento de la biblioteca", afirmó Carmona, quien destacó la "necesidad de que haya un equipamiento de este tipo en El Naranjo por la situación geográfica que tiene".

El colmo de esta situación es que la asociación tiene almacenados en cajas más de 1.500 libros de todo tipo y para todas las edades, algunos donados por los propios vecinos y otros cedidos por entidades y librerías. Los residentes de este barrio esperan "con ilusión" que en algún momento se haga realidad una de las demandas históricas de esta zona de la ciudad.

Carmona señaló que, además de buscar a alguien para que se ocupe del funcionamiento y de los préstamos de los libros, sería necesario adecuar las estanterías que hay en la actual sala de lectura con cristaleras y llave para "salvaguardar la integridad de los ejemplares".

La representante vecinal señaló que "la ilusión de los residentes es que de lunes a viernes los jóvenes pudieran hacer uso de los libros", pero si no "al menos que se abriera un par de días a la semana". Y es que como aseguró Carmona, "los chicos de este barrio necesitan una biblioteca desde hace años", puesto que, por la situación familiar de la mayoría de ellos, "los padres no suelen fomentar este tipo de hábitos culturales porque no tienen tiempo para ir con sus hijos a las bibliotecas de otros barrios a sacar libros". Asimismo, la presidenta de La Palomera señaló que "la falta de presupuestos no debe ser excusa más tiempo", porque la paciencia tiene un límite.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios