El Corte Inglés comienza hoy la construcción del futuro Hipercor

  • La empresa desarrolla el primero de los proyectos que pactó en 2005 con el Ayuntamiento · La inversión de centro comercial alcanza los 89 millones

Comentarios 5

El primero de los proyectos de El Corte Inglés pactos con el Ayuntamiento en 2005 arrancará hoy con el inicio de la construcción del centro comercial Hipercor, según anunció ayer la compañía. No habrá primera piedra, ni acto formal. Sólo operarios y grúas. Será una magnífica noticia para la vida económica de la ciudad justo cuando la desaceleración empieza a ser una crisis de tomo y lomo que empieza a destruir empleo lenta pero inexorablemente.

Las magnitudes de la apuesta no son poca cosa. Sólo el Hipercor va a generar una inversión de 89 millones de euros, según el informe de impacto comercial que se realizó en su día para obtener la licencia de la Junta de Andalucía. A esta cantidad, habrá que sumar en su día los 12 millones de euros. Tanto de forma directa como indirecta, la construcción y puesta en servicio del centro comercial creará un millar de puestos de trabajo, generará competencia dentro del sector de centros comerciales y obligará al pequeño comercio a buscar nuevas fórmulas para adaptarse a un mercado con operadores cada vez más grandes y organizados.

Para la ciudad, la construcción del Hipercor forma parte de la estrategia de implantación a lo grande, de una empresa que estuvo muchos años ajena a la ciudad. El Corte Inglés entró en Córdoba a mediados de los noventa con la adquisición de los edificios de la red de Galerías Preciados. Desde entonces, la firma se ha mostrado activa con la mejora de las instalaciones de Ronda de los Tejares, la ampliación de sus tiendas a locales anexos, la apertura de varias enseñas Opencor -la marca de tiendas de conveniencia de la cadena- o la adquisición del antiguo Simago, un vetusto supermercado en vías de cambio.

El Hipercor se emplaza sobre una parcela de 32.000 metros cuadrados adquirida por la empresa de Isidoro Álvarez al empresario Rafael Gómez, con la intercesión de la alcaldesa, Rosa Aguilar, que trabajó activamente para que se produjera la inversión de la empresa de distribución. Gómez reconocería tiempo después que vendió por debajo del precio de mercado que entonces tenía la parcela porque Aguilar le pidió que hiciera un esfuerzo. También hay que tener en cuenta que la implantación de El Corte Inglés en la zona -el plan parcial O-5, camino de Turruñuelos- revalorizó considerablemente los precios de la zona, bien es verdad que antes de que la crisis inmobiliaria se llevara por delante las perspectivas de la industria del ladrillo. Toda la unidad de actuación se encuentra en estos momentos en proceso de urbanización de forma que el Hipercor será el primer edificio de la zona en levantarse, ya que pretende simultanear la construcción con la generación de los servicios básicos del barrio. No obstante, el centro comercial no podrá comenzar a operar hasta que el proyecto de urbanización no haya concluido en su integridad.

El edificio que acogerá el centro comercial tendrá cinco plantas y tres sótanos. Ocupa un recodo de la Ronda de Poniente, la vía de comunicación que vertebra su modelo de negocio. Se trata de una carretera que estará totalmente operativa en torno finales de este mes o principios de agosto y sobre la que se ha construido la urbanización de los nuevos barrios de Poniente.

El resto de los proyectos de El Corte Inglés en Córdoba mantienen un desarrollo desigual. El centro logístico de El Álamo está pendiente de los trámites urbanísticos que han sufrido cierta demora, derivada de las modificaciones que ha habido que realizar como consecuencia de que la zona es atravesada por un gasoducto. Ello ha obligado a reordenar los espacios cambiando de sitio los 100.000 metros cuadrados adquiridos por la empresa para su centro de distribución, la verdadera joya de los proyectos en marcha. En el mercado, se espera que la empresa de El Álamo, Vialmar, empiece a vender suelo tal y como cuente con la reparcelación.

La previsión es que la reforma del antiguo Simago y su conexión con el Palacio del Cine será el último proyecto en desarrollarse. Mientras tanto, El Corte Inglés tendrá que abonar cuatro millones en certificaciones de obra de la recuperación del Teatro Góngora. El arquitecto Rafael de la-Hoz presentará a finales de mes los primeros documentos del proyecto que está elaborando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios