Córdoba cerró 2017 con sólo 378 jubilados que siguen con vida laboral

  • La cifra de personas que compaginan una pensión con un trabajo por cuenta propia o ajena crece muy levemente en la provincia desde que el Gobierno aprobara esta modalidad en el año 2013

Un jubilado realiza trabajos como operario en una finca. Un jubilado realiza trabajos como operario en una finca.

Un jubilado realiza trabajos como operario en una finca. / el día

El Gobierno central puso en marcha en 2013 una nueva modalidad de jubilación, la denominada jubilación activa, que establecía que los ciudadanos pueden compatibilizar el cobro de la mitad de la pensión, una vez cumplida la edad legal de jubilación, y la permanencia en el empleo bajo unos determinados requisitos. La cuantía de la pensión de jubilación compatible con el trabajo es el equivalente al 50% del importe inicial. El diputado nacional del PP por Córdoba Rafael Merino ha asegurado al respecto que el objetivo de esta medida es el de "avanzar en la sostenibilidad del sistema de pensiones, impulsar el envejecimiento activo y luchar contra la discriminación por razón de edad en el trabajo". Pues bien, a los cuatro años de entrada en vigor de la medida -concretamente al cierre del ejercicio 2017- en la provincia de Córdoba había 378 personas -21 mujeres y 357 varones- que estaban compatibilizando un trabajo por cuenta propia o ajena con la pensión d e jubilación al 50%, según los datos aportados por el propio Gobierno central tras una pregunta al respecto de los diputados nacionales del PSOE por Córdoba Antonio Hurtado y María Jesús Serrano.

Es cierto que año tras año ha ido creciendo la cifra de personas que en la provincia de Córdoba se han acogido a esta modalidad de jubilación activa, pero no de manera demasiado significativa. Así, al cierre del ejercicio 2013 apenas 92 personas -3 mujeres y 89 varones- compatibilizaban en Córdoba un trabajo con una pensión; al cierre de 2014 eran 177 -12 mujeres y 165 hombres-; al cierre de 2015 la cifra creció hasta las 250 personas -12 mujeres y 238 hombres-; y al cierre de 2016 eran 323 personas -14 mujeres y 309 hombres-. Esos datos facilitados por la Administración Rajoy a petición de los diputados nacionales del PSOE por Córdoba también revelan que al cierre de 2017 en toda Andalucía había 3.852 personas acogidas a la jubilación activa -335 mujeres y 3.517 hombres-, cantidad que ha ido también en crecimiento desde que 2013 se cerrara con 730 personas compatibilizando trabajo y pensión -40 mujeres y 690 hombres-; 2014 con 1.544 -107 mujeres y 1.437 hombres-; 2015 finalizara con 2.307 personas -185 mujeres y 2.122 hombres-; y 2016 concluyera en Andalucía con 3.126 personas acogidas a la modalidad de jubilación activa -335 mujeres y 3.517 hombres-. Merino ha recordado que "ésta fue una de las medidas impulsadas por el Gobierno de Mariano Rajoy para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo". Ha defendido que los principales beneficiados de esta medida son "los empleados públicos que se jubilen y luego pasen a trabajar al sector privado, cobrando a su vez el 50% de su pensión". Ha destacado que "el incremento en el número de los cordobeses y andaluces que optan por este modelo de jubilación demuestra que la medida se va implantando cada vez más y con más éxito, y que muchos jubilados la contemplan como una buena opción para continuar una vida laboral activa sin renunciar a su pensión". El diputado del PP ha insistido en que esta iniciativa ha seguido las recomendaciones del Pacto de Toledo que "invitaban a adoptar medidas para garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones y la prolongación voluntaria de la vida laboral". "Además, introduce novedades en lo que respecta a la jubilación anticipada y parcial; la compatibilidad entre trabajo y pensión, y la lucha contra la discriminación por razón de edad en el empleo", ha concluido el diputado nacional del PP por Córdoba.

El Gobierno de Mariano Rajoy puso en marcha la nueva modalidad de jubilación en 2013

Según fuentes gubernamentales, hasta la entrada en vigor en 2013 de la modalidad de jubilación activa, las posibilidades de compatibilizar pensión de jubilación y actividad laboral estaban más restringidas que en la actualidad, reduciéndose únicamente a tres posibilidades. La primera de ellas permitía compatibilizar la pensión de jubilación con un trabajo por cuenta propia siempre y cuando los ingresos anuales no excedieran del salario mínimo interprofesional en cómputo anual. La segunda de estas posibilidades permitía compatibilizar una pensión de jubilación causada con un trabajo a tiempo parcial en los términos establecidos en la jubilación flexible. En este caso se minoraba la pensión en proporción inversa a la reducción de jornada aplicable al pensionista con respecto a un trabajador a tiempo completo comparable. Y el tercero de los casos que se contemplaba antes de la entrada en vigor de la nueva modalidad era el acceso a la jubilación y comenzar a percibir la pensión al mismo tiempo que se realizaba un trabajo a tiempo parcial en los términos establecidos en la jubilación parcial. La pensión se minoraba de igual forma que en la modalidad anterior.

La nueva norma establece que para acceder a la jubilación activa el acceso a la pensión deberá haber tenido lugar una vez cumplida la edad que en cada caso resulte de aplicación, sin que, a tales efectos, sean admisibles jubilaciones acogidas a bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación que pudieran ser de aplicación al interesado. Otro de los requisitos imprescindibles es que el porcentaje aplicable a la respectiva base reguladora a efectos de determinar la cuantía de la pensión causada ha de alcanzar el 100%. En caso de aceptarse la aplicación de la modalidad, el trabajo compatible podrá realizarse a tiempo completo o a tiempo parcial. En el caso de los autónomos, la Ley admite la posibilidad de acceder a la jubilación activa y conservar el 100% de la pensión de jubilación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios