El Consistorio no permitirá nuevas Cruces en Santa Marina y el Bailío

  • Las quejas vertidas por los vecinos el año pasado han hecho que el Ayuntamiento blinde los lugares más problemáticos a la posibilidad de más instalaciones

Comentarios 8

El Ayuntamiento se ha propuesto evitar las numerosas críticas vecinales que el año pasado acarrearon las Cruces de mayo y ha asegurado que blindará zonas problemáticas como Santa Marina y Capuchinos. Para ello, la Concejalía de Ferias y Festejos denegará cualquier autorización para nuevas instalaciones, una medida que será de "aplicación estricta" en la zonas de saturación, según consta en las bases del concurso de este año. El documento se refiere así a las Cruces agrupadas en torno a Santa Marina -plaza de la Lagunilla, Conde de Priego o Don Gome- y Capuchinos -Cuesta del Bailío y Cardenal Toledo.

Los vecinos de estos entornos se mostraron el año pasado muy críticos por las molestias ocasionadas por los ruidos y la basura y el Ayuntamiento respondió que este año reforzaría las bases para evitar nuevas críticas. De ahí que una de las condiciones que pone la Concejalía encabezada por Marcelino Ferrero para autorizar una instalación sea que los solicitantes deben mostrar "especial cuidado" en evitar "molestias innecesarias a las viviendas colindantes por emisión de humos y por la orientación de la música".

El Ayuntamiento también velará por que la fiesta no se convierta en un botellón de un fin de semana cualquiera, por lo que exigirá que la música de ambientación se ciña de manera estricta a las "sevillanas, rociera, clásica y tradicional cordobesa". En el repertorio, por tanto, no tienen cabida los ritmos de discoteca. De hecho, para evitar que las Cruces pierdan su espíritu tradicional, las bases municipales prohíben de manera expresa la música, las estructuras, los elementos decorativos, de iluminación y de sonido "de corte discotequero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios