Condenados los once menores que dejaron tetrapléjico a un rumano

  • Tres acusados cumplirán cuatro años de internamiento en un centro de régimen semiabierto, mientras que los otros ocho jóvenes estarán en libertad vigilada

Comentarios 1

Tres menores de edad aceptaron ayer una condena de cuatro años de internamiento en un centro de régimen semiabierto por la paliza que el pasado 30 de marzo dejó tetrapléjico a un inmigrante rumano de 31 años en Rute. Fuentes judiciales informaron ayer de que la defensa de los tres acusados llegó ayer a un acuerdo con el Ministerio Fiscal y la acusación particular, por lo que los procesados no tuvieron que declarar.

Por estos hechos, estaba previsto que ayer se sentaran en el banquillo 11 menores. Aparte de los tres que deberán internarse en un centro, los ocho restantes quedaron en libertad vigilada con diferentes tipos de tratamiento, según el caso, como deshabituación de droga o convivencia en grupos educativos.

Todo ocurrió el pasado 30 de marzo sobre las 05:25. La Guardia Civil fue alertada de que en un camino cercano al hotel María Luisa de Rute había una persona tendida en la cuneta. Los agentes localizaron a la víctima, de 31 años, tumbado, con la cara ensangrentada, ebrio e incapaz de articular ninguna frase inteligible. Los agentes trasladaron a la víctima al centro de salud de Rute, pero debido a la gravedad de sus heridas los médicos ordenaron su evacuación al hospital comarcal Infanta Margarita de Cabra.

El hombre, que no portaba ninguna documentación, presentaba falta de movilidad en varios miembros y extremidades. Aún así, las patrullas pudieron saber que en un cortijo de la zona trabajaba un ciudadano rumano que coincidía con sus características y que no había acudido al trabajo en la mañana del día 31 de marzo. Esa misma tarde, la víctima fue traslada hasta el hospital Reina Sofía de Córdoba.

La Policía Judicial de la Guardia Civil en Córdoba, a través de su equipo de Mujer y Menor, se hizo cargo de la investigación. Los primeros indicios apuntaban a que la agresión había sido cometida en la zona adyacente a los locales de ocio de la localidad por un grupo de jóvenes, como luego se comprobó. Los adolescentes, al parecer, se habían ensañado con la víctima, que no ofreció ningún tipo de resistencia.

Según informó en su momento el Instituto Armado, los agentes pudieron averiguar que la víctima, al desconocer el español, cada vez que tomaba una copa en un establecimiento mostraba todo el dinero que portaba, con el fin de que el camarero se cobrara la consumición. Todo esto fue discretamente observado por los jóvenes arrestados, que "no dudaron en agredirlo cuando se encontraba totalmente ebrio con el fin de apoderarse del dinero que portaba", unos 600 euros, una cadena, su teléfono móvil, la documentación personal y un anillo de oro, según las informaciones de la Guardia Civil.

De hecho, este anillo de oro se encontró en poder de uno de los menores detenidos, que había grabado sus propias iniciales en una joyería de Rute. Entre la tarde del 15 de abril y la mañana del 16, la Guardia Civil arrestó a dos mayores de edad -que también se encuentran procesados, pero cuyo juicio aún no se ha celebrado- junto a tres menores. Estos habrían sido los autores de la agresión. Un día después, se apresó a otros dos menores por un delito de robo con violencia y lesiones, mientras que el 18 de abril se arrestó al resto de implicados menores de edad por un presunto delito de omisión del deber de socorro. Ese día por la tarde, fue detenido al último mayor de edad, E. L. M., implicado en el delito de robo con violencia.

La agresión provocó una gran consternación en la localidad de Rute, con manifestaciones de apoyo a la víctima y en repulsa a los actos violentos. Ayer, un centenar de vecinos acudió a la Audiencia Provincial, donde estaba prevista la declaración de los menores imputados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios