La Cámara de Comercio también cree que la economía mejorará en 2014

  • El número de empresas baja en 2011, sobre todo en el sector de la construcción y la industria auxiliar como electricistas o pintores · Los empresarios confían en que fluya el crédito para cambiar la situación

Comentarios 2

El presidente de la Cámara de Comercio, Ignacio Fernández de Mesa, coincidió ayer con las previsiones que maneja el Gobierno y aseguró que a partir del año 2014 habrá "una mejoría económica" que será posible porque las entidades van a comenzar a dar créditos para generar actividad. Fernández de Mesa -que presentó ayer el informe referido a 2011 sobre la actividad empresarial- reconoció que todavía este año y el que viene serán complicados pero que en Córdoba "ya se ha tocado fondo" y esa situación se mantendrá ahora durante el próximo año, con una tendencia "ligeramente al alza". Esto permite pensar, al igual que han manifestado desde el Ejecutivo central, que en 2014 volverá a haber crecimiento. Los datos objetivos, no obstante, no son tan halagüeños, al menos teniendo en cuenta el documento presentado ayer por la Cámara. Tanto la capital como la provincia siguen perdiendo empresas y sólo crecen las actividades correspondientes al alquiler de locales, es decir, la gestión de los establecimientos que se quedan vacíos por cese de negocio. La construcción sigue siendo el sector más tocado y, aunque hay más actividad emprendedora, la mayoría de las empresas que se crean apenas llega al año de vida. Un panorama que parece que tiene fecha de caducidad pero que todavía dejará un año duro. La clave de la recuperación parece que estará en las entidades financieras ya que, al recibir dinero del rescate, estarán obligadas a facilitar financiación para la actividad empresarial y creación de empleo.

Durante el año 2011 la capital perdió un total de 96 industrias, lo que supone una caída del 0,5%, por debajo de la media de la provincia donde el descenso se ha situado en el 1,3%. Aunque hay menos empresas, en la ciudad se ha producido un incremento de 211 actividades (una firma puede desarrollar más de una actividad) aunque este dato puede llevar a engaño porque el crecimiento se debe sobre todo al alquiler de locales industriales. Esto tiene una lectura negativa ya que esta práctica ha aumentado porque cada vez son más las naves que se quedan vacías por la pérdida del negocio, según explicó el responsable del Área de Formación y Empleo de la Cámara de Comercio, Juan Miguel Marín. El dato es todavía más negativo teniendo en cuenta que en 2010 se consiguió crear industria, pero todo cambió cuando la economía empezó a caer de nuevo y se volvió a la recesión en el último trimestre de 2011. El año pasado ha sido otra vez "dramático" para la construcción, donde se han perdido 588 empresas. La caída ha sido muy llamativa en algunos epígrafes como la reparación y conservación, albañilería y pequeños trabajos, además de otros apartados secundarios como electricistas, fontaneros y pintores. Sólo crecen algo los montajes metálicos y las uniones temporales de empresas (UTE). También han caído con fuerza las industrias manufactureras, incluso por encima de la media provincial, lo que demuestra la debilidad del tejido industrial en la capital. 

Por el contrario, hay algunas actividades que crecen, como las instituciones financieras, seguros, servicios a empresas y alquileres, además de la limpieza, educación, sanidad o recreativo-culturales. El grupo de comercio, restaurantes, hospedaje y reparaciones también ha crecido aunque en menor medida (un 0,5%), lo que demuestra que el auge del turismo no ha tenido todavía impacto en la creación de empresas. El informe también aporta datos sobre la concentración empresarial en los distintos barrios. Así, la zona Centro y Arroyo del Moro son las que han experimentado un mayor crecimiento durante el año 2011. Esto se debe a que, según explicó Marín, se trata de zonas de expansión -como el caso de Noroeste- que tienen que dotarse de servicios y todavía tiene cabida la creación de empresas. En cuanto al Centro, es uno de los barrios con más posibilidades de negocio debido a la afluencia de personas que recibe diariamente. La Ribera y la zona de Vista Alegre también han experimentado incrementos de la actividad. En el extremo opuesto se sitúan el Sector Sur, el Campo de la Verdad, Ciudad Jardín y el Higuerón, donde se han perdido empresas.

La crisis ha fortalecido la actividad emprendedora, pero esto no ha repercutido en una mejora del tejido industrial. Según el documento de la Cámara de Comercio, uno de cada cuatro nuevos negocios no llega al año de vida, un porcentaje mayor incluso que el que se registró en 2010. Esto se debe, según explicó Marín, a que muchos de los empresarios que inician su actividad lo hacen casi obligados ante la imposibilidad de acceder al mercado laboral por cuenta ajena. La mayoría ni siquiera elabora un plan de empresa o un estudio sobre las posibilidades de mercado y se aventura a poner en marcha un negocio que finalmente, se ve abocado al fracaso. La falta de formación también está detrás de estos ceses de actividad en tan poco tiempo. En los últimos cinco años el número de autónomos ha crecido de forma muy acusada. En el caso de los extranjeros, la cifra se dobló entre los años 2003 y 2007 pero a partir de ahí han empezado a caer y se destruyen muchos puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios