Cajasur obtiene en 2007 un beneficio de 80 millones de su actividad bancaria

  • Gómez Sierra destaca que estas entidades han hecho que España tenga con uno de los índices de exclusión financiera más bajos de Europa · La caja redujo la morosidad en más de un 11%

Comentarios 6

La asamblea general de Cajasur, que se celebró ayer con carácter ordinario, aprobó las cuentas de la entidad correspondientes al ejercicio de 2007, en las que destacada que el beneficio de la matriz, correspondiente al negocio bancario, alcanzó los 79,9 millones de euros, 500.000 euros más que en 2006. En cambio, el saldo consolidado, que agrupa tanto la actividad de la caja como de las sociedades que forman parte del grupo de empresas participadas, se quedó en 60 millones de euros. Esta circunstancia se debe, según un comunicado hecho público por la caja, "a la depreciación de activos tras los ajustes de auditoría en las sociedades inmobiliarias y promotoras participadas". Esta cantidad ascendió en 2006 a 79,49 millones de euros.

La crisis económica estuvo presente ayer tarde en la asamblea general ordinaria que celebró Cajasur. Tanto en las cifras como en la intervención del presidente, Santiago Gómez Sierra, quedó claro que la situación económica ha dejado su huella en el balance que aprobaron los consejeros generales de la entidad. De este modo, el máximo responsable de la entidad señaló que la misma es "flexible y sensible ante las dificultades coyunturales", lo que se traduce, por ejemplo, en el hecho de que se han incrementado las partidas destinadas a hacer frente a los casos de insolvencia que se presenten motivados por la desaceleración económica actual.

A la hora de formular las cuentas del pasado ejercicio, el director general, Alfonso Tolcheff, explicó que Cajasur ha tomado la decisión de redistribuir su beneficio en 2007 para afrontar con mayor fortaleza un contexto económico marcado por la incertidumbre. Así, "aplicando criterios de elevada prudencia", la caja cordobesa decidió destinar 115 millones de euros a provisiones y dotaciones contra insolvencias, un 54 % más que en 2006. Sin considerar este esfuerzo previsor para cubrir posibles riesgos crediticios y anticipar el eventual impacto en la cuenta de resultados de un cambio de ciclo económico, Cajasur habría obtenido un beneficio bruto individual de 127 millones de euros, un 16% superior al del ejercicio anterior, según dicho comunicado.

El presidente de Cajasur aprovechó su intervención ante la asamblea general de la entidad para reivindicar la contribución de las cajas de ahorros al hecho de que España cuente con unos de los índices más bajos de exclusión financiera de toda Europa.

Gómez Sierra se basó en un estudio patrocinado por la Comisión Europea que atribuye a estas entidades un papel decisivo en el fomento de la cohesión social, por lo que afirmó que "la misión social de las cajas sigue vigente, porque sin ellas muchas familias carecerían de servicios financieros y no tendrían acceso al crédito o lo tendrían en condiciones abusivas".

El máximo responsable de la caja cordobesa aseguró que éstas van "a seguir jugando un papel clave en el desarrollo de nuestro territorio, tanto a nivel individual como en colaboración con otras instituciones públicas y privadas, porque somos capaces de gestionar los problemas de los empresarios como si fueran nuestros, sabremos ser flexibles y sensibles a las dificultades coyunturales para aportar un balón de oxígeno a las economías locales".

Como corresponde a la primera sesión ordinaria del ejercicio, la asamblea general aprobó la gestión del consejo de administración, las cuentas anuales y el informe de gestión de 2007, la distribución de los resultados del pasado ejercicio y la presentación del informe de gobierno corporativo, así como los presupuestos de la Obra Social y la Fundación CajaSur y la liquidación del ejercicio 2007, entre otros asuntos.

En su intervención, Tolcheff defendió ante la asamblea general la "fortaleza y solvencia" de la cuenta de resultados, con un crecimiento en todos sus márgenes, principalmente en el financiero, el más representativo del negocio típico bancario, que aumentó un 7,6 %.

Tolcheff destacó que CajaSur logró en 2007 rebajar la morosidad del crédito en más de un 11%, situándola en el 1,73%, dato especialmente significativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios