La Buena Muerte estudia no pasar el año que viene por la Catedral

La Hermandad de la Buena Muerte, la única cofradía de la capital que celebra su estación de penitencia en la Madrugada del Jueves Santo y una de las más fieles en el paso por la Catedral en las últimas dos décadas, baraja excluir este punto de su recorrido para la Semana Santa de 2008. Así lo apuntó a el Día el hermano mayor, Carlos Urbano, al abordar el apoyo -prácticamente unánime- de sus homólogos a la llegada de todas las procesiones al primer templo de la diócesis de Córdoba. Sin embargo, el dirigente de la cofradía radicada en San Hipólito mostró su absoluta disconformidad con las facilidades que ofrece el Cabildo Catedralicio -el titular del monumento- para que las hermandades hagan estación de penitencia en este enclave Patrimonio de la Humanidad. Urbano aseguró, no obstante, que la Buena Muerte se une al grupo de hermandades "que queremos pasar, pero no de cualquier manera".

En la actualidad, según Urbano, la llegada de una cofradía al primer templo de la Diócesis "tiene más contras que pros". En este sentido, el hermano mayor repasó algunos de los inconvenientes que lleva consigo incluir a la Catedral en el itinerario de la procesión. En el capítulo económico, el representante de la Buena Muerte criticó su hermandad tenga que abonar cada año 1.000 euros "sin tener derecho casi a casi nada". El hermano mayor señaló que la cofradía se tiene que hacer cargo de los gastos de los guardias de seguridad que custodian el templo durante esa noche, así como de la ornamentación floral, la limpieza y hasta de la rampa que permite el acceso de los pasos.

Sin embargo, incidió el hermano mayor de la Buena Muerte, el Cabildo sólo permite que diez penitentes entren a la Catedral. Urbano añadió que "lo que no puede ser es que nos obliguen a contratar a diez guardas de seguridad y luego sólo nos dejen entrar a diez personas". El dirigente de la cofradía de San Hipólito abundó en que "éstas son las cosas que hacen que se quiten las ganas de volver a pasar por la Catedral hasta que las cosas cambien".

En el caso de que la hermandad renuncie a su paso por el primer templo de la diócesis supondría un paréntesis en los 15 años ininterrumpidos que lleva haciendo estación de penitencia en este enclave del Casco Histórico. Esta decisión repercutiría además en la propia duración de la procesión. Aunque mantendría el horario de salida -a las 00.00-, la cofradía no estaría en la calle más de tres horas y media, según informó el hermano mayor de la cofradía de San Hipólito. El dirigente concretó que el itinerario discurría exclusivamente por el centro de la ciudad, llegaría a las Tendillas y regresaría a su sede canónica.

"Nosotros no queremos ir a la Catedral a hacer turismo y si no hacen las cosas como deben, tendremos que renunciar a llegar a este punto", afirmó Urbano, que dijo que aún habría que escuchar la opinión del resto de los integrantes de la cofradía. La decisión final se conocerá antes de fin de año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios