AENA gastará 24 millones en la nueva terminal, que firman los autores de la T-4

  • El edificio, de 7.000 metros cuadrados operativos y listos para la ampliación, tendrá un aparcamiento de 215 plazas

Comentarios 27

24 millones de euros y 24 meses después de que se adjudique el contrato, la ciudad de Córdoba debería contar con una terminal para el aeropuerto como la que aparece en las imágenes que ilustran esta página. El estudio de arquitectura de Antonio Carlos Lamela, coautor de la T-4 de Barajas o de la renovación del aeródromo de El Prat, y el gabinete de ingeniería Ineco han presentado ya un proyecto que nada tiene que ver con las precarias instalaciones actuales del aeródromo de la ciudad, que se reducen a una vieja cafetería y una angosta sala de espera.

El edificio que ha salido a licitación constituye unas instalaciones modernas de 7.000 metros cuadrados, cuyo corazón, de 5.500 metros cuadrados, se encuentra en la planta baja. Esta parte estará dividida en tres zonas: vestíbulo de acceso, facturación y recogida de equipajes. Las partes Este y Oeste estarán ocupadas por las instalaciones necesarias para el funcionamiento de esta parte del equipamiento, según el comunicado distribuido ayer por la Subdelegación del Gobierno.

La primera planta, de unos 1.400 metros cuadrados, se dedicará a más servicios necesarios para el aeródromo. El edificio prevé un crecimiento futuro en altura de otros 1.400 metros cuadrados.

Las nuevas instalaciones dispondrán de un aparcamiento público con 215 plazas a cielo abierto, que ocupará más de 5.000 metros cuadrados de superficie y que estará ubicado sobre las actuales instalaciones de los antiguos hangares. De forma independiente, se pretende construir un estacionamiento de 43 plazas para los empleados del aeródromo y de las empresas auxiliares, que también será utilizado por las firmas de alquiler de vehículos que operarán en las instalaciones del aeródromo cuando entre en servicio.La ubicación del aeropuerto impide siquiera pensar en alternativas, como las que se ejecutan en Málaga, Sevilla o Barcelona, de una conexión ferroviaria directa.

La urbanización obligará a efectuar una remodelación exterior de todo el sistema viario que circunda el aeródromo. Así, se tendrá que ejecutar una nueva glorieta de conexión de las instalaciones con la carretera del Aeropuerto, un nuevo viario para entrar a las parcelaciones del entorno y una conexión con el Aeroclub, entidad recreativa que no se verá afectada por el desarrollo de las obras.

Ésta es la segunda licitación en marcha por parte de AENA. La primera ha sido la de la ampliación de pista, que costará 21 millones de euros. Queda por conocer el proyecto definitivo de la torre de control, una promesa de la empresa estatal dependiente de Fomento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios