Una financiación autonómica sin regiones "perdedoras"

  • El Ejecutivo insiste en que pretende materializar la reforma en 2009 y la Junta llama al "diálogo y el entendimiento"

Comentarios 1

"Esto no es un debate entre la España rica y la España pobre, ni tampoco entre regiones que quieren quitarle el dinero a otras". Así de contundente se refirió ayer Carlos Ocaña, secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, a la reforma que prepara el Gobierno para el sistema de financiación autonómica. Un proyecto que pretende hacer realidad el próximo ejercicio y para el que "no hay tantas dificultades como algunos quieren hacer ver". Es más, Ocaña resaltó que ya "existen bastantes puntos de acuerdo y consenso" con las diferentes comunidades autónomas. En este sentido, subrayó que en el desarrollo de esta reforma "no habrá perdedores y ganadores, ya que todos saldrán beneficiados".

En cuanto a las motivaciones que han llevado al Ejecutivo a reformar el sistema de financiación, explicó que "el Estado de las autonomías está funcionando bien, pero hay cierta distancia entre la responsabilidad de gastos de las comunidades y su responsabilidad de ingresos. La intención del nuevo modelo es reducir esa brecha, aunque también actualizarlo, atendiendo a una serie de cambios que ha habido en la sociedad española, entre los que figuran los relativos a la población".

A su juicio, esta iniciativa es una "oportunidad para mejorar los servicios a los ciudadanos y garantizar a las comunidades autónomas la suficiencia para cubrir con calidad todos esos servicios básicos y sus competencias". Preguntado por la posibilidad de que en el nuevo sistema se atienda al peso de la población joven para la financiación de los servicios educativos -igual que se hace con la tercera edad para la sanidad-, Ocaña lo consideró "razonable" y aseguró que lo tendrá en cuenta.

Respecto al turno de la financiación local, el responsable de Hacienda y Presupuestos adelantó que, en paralelo a la apertura de contactos para la autonómica, se han iniciado conversaciones con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), al objeto de tratar el tema.

El consejero de Economía de la Junta, José Antonio Griñán, también abordó el sistema de financiación durante la presentación de Ocaña en el Foro Joly. Y lo hizo llamando al "entendimiento y al diálogo entre todos, ya que en esta reforma no podemos pelearnos". Respecto a los planteamientos con los que la comunidad andaluza afronta el proceso, señaló que la Cámara autonómica ya se ha pronunciado sobre las características que debería tener el nuevo modelo y recalcó que "los intereses de Andalucía coinciden con los intereses generales de España".

Griñán recordó que entre las propuestas presentadas por el Ejecutivo regional está el reconocimiento de 400.000 nuevos andaluces en el censo. El consejero de Economía indicó que el actual modelo de financiación no tiene en cuenta la evolución de la población, "y eso debe corregirse, no sólo porque le afecta a Andalucía, sino también a comunidades autónomas como Baleares, Madrid o Valencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios