La federación andaluza gana más peso en la nueva Ejecutiva de IU

  • La dirección incorpora a cuatro andaluces y se equilibra el poder entre PCA, CUT y sector crítico · Meyer dice que Andalucía exportó el "espíritu de Matalascañas"

El "espíritu de Matalascañas", aquel que impidió in extremis en diciembre de 2007 que la Asamblea Andaluza de IU saltara por los aires, parece ser una de las claves para que a nivel federal esta fuerza política pruebe a iniciar una nueva etapa. Dos andaluces que serán puntales de la nueva dirección colegiada, el eurodiputado y coordinador del área Internacional, Willy Meyer, y José Luis Centella, responsable de Política Autonómica y secretario general del PCA, así lo manifestaron ayer. Tan sólo 24 horas después del cónclave, vieron que aquella buena onda andaluza es la que ha permitido salvar ahora los últimos "escollos" que, aparte de servir para poner al frente de la organización como coordinador federal al comunista manchego Cayo Lara, ha posibilitado equilibrar las fuerzas internas y el peso de cada una de las federaciones.

La andaluza, la que más afiliados suma, es por eso que ha salido fortalecida, tanto en calidad como en cantidad, y también es la prueba de esa pretendida proporción entre corrientes. De los 23 cargos que conforman el organigrama de IU, cuatro y de bastante relevancia son ocupados por andaluces. Y es que a los comunistas Meyer -recupera el mismo cargo de coordinador de Política Internacional del que fue cesado por Llamazares hace un año- y Centella, se suman los nombres del líder de la CUT y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, y uno de los rostros más visibles del sector crítico y alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, aunque estos más que sumarse, continúan. El primero deja la Secretaría de Medio Rural para ascender a otro área más valiosa, la de Vivienda, mientras la segunda permanece al frente de Política Institucional, cargo que asumió en la etapa de Gaspar Llamazares.

Tanto Meyer como Centella y Aguilar coincidieron en que IU ha puesto fin a este último periodo de "tensión" gracias a ese "gran acuerdo" que permitió situar el pasado domingo a Lara al frente de la coordinación general y con el resultado "más amplio" logrado desde la etapa de Julio Anguita. Una calma interna con la que esperan que IU, en este momento de crisis, se haga fuerte en la calle con un discurso alternativo y alejado de PSOE y PP, y que dé respuestas a la sociedad. Desmarcándose de ellos, Sánchez Gordillo aplaudió el papel ganado por la federación andaluza, pero lanzó un mensaje a sus tres compañeros: "Espero que, ante todo, no olviden su condición de andaluces".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios