"Me dispararon tres veces, iban a matarme"

Después de tres meses de quimioterapia, Manuel Sánchez concluyó el jueves las sesiones para borrar cualquier rastro de un cáncer de tiroides que le retiró de su carrera militar.

Había pasado la medianoche y apuraba las últimas horas antes de dormir chateando con una amiga. Unos ruidos extraños en una velada ruidosa le alertaron y fue a comprobar su origen, pero no pudo ir muy lejos. A la puerta de casa, dos individuos le descerrajaron tres tiros. Uno impactó a la entrada de la casa, en El Marquesado, junto a su cabeza; otro le pasó junto al tronco y el tercero se fue a alojar en la femoral derecha. Un casquillo con perdigones que viajaron más allá del muslo y le alcanzaron también al pecho y la cara.

"Al menos he tenido suerte", manifestaba ayer Manuel al saber que después de él hubo tres heridos de más gravedad que él en la zona de fincas rurales de La Chacona.

Es su segunda batalla por la vida en los últimos doce meses. "Vaya año", acierta a decir.

Manuel, natural de San Fernando, afincado en Puerto Real y trabajador en Jerez desmiente toda vinculación con los miembros de la familia heridos en el segundo tiroteo. Tampoco tener "cuentas pendientes" cuando se le comenta que una de las vías de investigación policial es un posible ajuste de cuentas, mientras que la tesis del robo le resulta inverosímil porque no sustrajeron nada de su vivienda.

Y es esta incógnita la que más desasosiego el causa ahora que sus heridas cerrarán y podrá recuperarse del daño físico. "Sólo quiero saber por qué lo hicieron. Iban a matarme... No entiendo por qué hay tanta maldad en el mundo".

El lunes recibirá probablemente el alta y podrá volver a casa. La cocina está destrozada, pero eso es lo de menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios