Los andaluces reconocen que rebasan la velocidad y la señalan como el mayor riesgo

  • Una encuesta sobre seguridad vial desvela que el 84% de los consultados creen que los radares fijos son efectivos

Comentarios 5

Los andaluces son los conductores que más peligro atribuyen a conducir a una velocidad superior a la permitida. Conducir bajo los efectos del alcohol, hablar por el teléfono móvil mientras se va al volante y no usar el cinturón son otros de los factores más recriminados por los automovilistas de la comunidad, según el II Estudio de la compañía de seguros alemana Arag en el que se encuestaron a casi 4000 españoles.

El 71% de los andaluces que participaron en el estudio estiman que si todos respetaran las velocidades estipuladas, el porcentaje de accidentes de tráfico disminuiría. Frente a esa cifra, sólo el 65% de los encuestados procedentes de otras comunidades coinciden con esa opinión.

Virginia Tusell, directora de comunicación corporativa de Arag, afirma que "los andaluces son muy consecuentes con su apreciación de la velocidad como el mayor riesgo al volante y por eso se puntúan por debajo de la media nacional en cuanto al cumplimiento de los límites establecidos". De este modo, la nota media que se asignan los conductores en Andalucía a este respecto es de 2,1 sobre 10 frente a los 2,6 puntos sobre 10 que registrados en el resto de España.

La visión que los andaluces tienen del comportamiento al volante de los demás conductores apunta a que son ellos los que se ciñen a los márgenes establecidos, mientras que el resto infringen el reglamento. Para los automovilistas de la comunidad, los principales motivos por los que no se respetan los límites de velocidad son que las señales no se ajustan a las condiciones de la circulación, que las carreteras lo permiten o que tienen prisa por llegar a su destino. No obstante, el 11% de los encuestados opinan que las normas se quebrantan por necesidad. No piensa lo mismo el 49% de los andaluces que afirman que son transgredidas por placer.

Existe quien deja que su velocímetro marque más de lo permitido. A pesar de ello, el 73% de los conductores en Andalucía están de acuerdo con los límites de velocidad implantados y sólo un 21% cree que deberían eliminarse los 120 km/h como velocidad máxima en autopista.

El sistema de radares fijos son considerados un método efectivo para controlar la velocidad al volante y reducir el número de accidentes por el 84% de los andaluces. En un segundo plano se encuentran los que estiman que es un modo de recaudar dinero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios