Toscano apela a un pacto de Estado sobre financiación

  • El presidente de la FAMP afirma que la situación económica de los municipios ha empeorado en los últimos 15 años · Pide delimitar las competencias y el gasto de cada administración

Algo más de una tercera parte del gasto de los ayuntamientos corresponde a la prestación de servicios que no les competen pero que la ciudadanía les demanda, un dato que ilustra fielmente sobre el panorama al que se enfrentan día a día los gobiernos locales. Ayer, el presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano, expuso en el Foro Joly Andalucía sus reflexiones respecto a esta realidad y apeló a la necesidad de un "pacto de Estado" que defina claramente cuáles son las competencias de cada administración, los recursos con que deben contar y cómo se establecerá la corresponsabilidad fiscal entre todas ellas.

Bajo el patrocinio del Grupo Sando y con la asistencia de 200 invitados en un hotel de Sevilla, Toscano dibujó una situación de los ayuntaminetos que, desde la celebración en 1993 de la Asamblea General extraordinaria de la FEMP, "no sólo no ha mejorado sensiblemente, sino que se ha agravado en algunos aspectos", especialmente en el plano financiero.

En dicha Asamblea, recordó, se reclamó por parte de todos los presentes, y con independencia de su signo político, la "suficiencia financiera" de las haciendas locales, una "descentralización de competencias" desde las administraciones autonómicas hacia los consistorios y "un reforzamiento institucional de los gobiernos locales", de tal manera que se acabase con la idea de que los ayuntamientos son una suerte de parientes pobres.

15 años más tarde, a juicio de Toscano, el balance es pobre: Es cierto que se ha dado "un paso notable" facilitando el acceso de los gobiernos locales al Tribunal Constitucional, pero también lo es que la descentralización apenas si ha registrado "tibios pasos" en competencias residuales del Estado. En cuanto a la reforma de la Ley de Haciendas Locales, "no resolvió los problemas estructurales y fue incapaz de actualizar adecuadamente el Impuesto de Actividades Económicas", del que se nutrían las arcas municipales y que fue finalmente suprimido sin que desde el Estado se ofreciera una alternativa satisfactoria.

"Los incrementos habidos en las transferencias del Estado y la Comunidad Autónoma", dijo Toscano, "se han realizado manteniendo esquemas obsoletos de financiación, lo que les ha privado de una mayor incidencia de la que realmente ha tenido". El también alcalde de Dos Hermanas admitió que dichas transferencias habían superado la media de crecimiento de los presupuestos de ambas administraciones, pero puso sordina al optimismo con el que minutos antes se había pronunciado el vicepresidente primero de la Junta, Gaspar Zarrías, quien actuó como presentador del conferenciante.

El futuro, a juicio de Toscano, deberá escribirse siguiendo el nuevo Estatuto de autonomía, una "oportunidad única de empezar a encauzar la situación endémica de los gobiernos locales". El máximo representante de los alcaldes andaluces subrayó que la carta magna andaluza recoge, entre otras cuestiones demandadas por la FAMP, la necesidad de definir las competencias propias de los municipios, la descentralización y la suficiencia financiera de las haciendas locales, aunque no su participación en los tributos de la comunidad.

Tras afirmar que corresponde ahora al Parlamento andaluz y a las Cortes el desarrollo de las previsiones estatutarias y constitucionales, Toscano mostró su confianza en que tanto Rodríguez Zapatero como Manuel Chaves cumplan el compromiso que adquirieron en sus respectivos discursos de investidura: "Dar respuesta a las necesidades insoslayables del poder local".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios