Solbes esquiva al frente catalán y mantiene su oferta de financiación

  • El ministro garantiza a cada autonomía los recursos necesarios y el respeto a sus estatutos · Reclama "responsabilidad" para llegar a un acuerdo "armónico" · La Junta alaba la "respetuosa" intervención

Comentarios 5

"Esta propuesta es la única alternativa viable". El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, defendió ayer la propuesta de financiación presentada en julio como un "buen punto de partida", pese al rechazo de los partidos catalanes, incluido el Partido Socialista de Cataluña (PSC).

Solbes compareció ante la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados para ofrecer explicaciones a los grupos parlamentarios sobre el estado de la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica.

Tras esquivar la comparecencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el vicepresidente económico defendió que el nuevo modelo debe garantizar "la igualdad de servicios públicos fundamentales" para todas las autonomías, en oposición a la propuesta del frente catalán de que los fondos para compensar la desigualdad de ingresos entre comunidades se limiten a la sanidad, la educación y servicios sociales. "No se puede pedir que se rebajen los impuestos y pedir, a la vez, más recursos al Estado", sentenció.

En todo caso, el ministro intentó tranquilizar con "recursos adicionales" en el proceso negociador. "¿Cuánto pondremos? Lo suficiente", remarcó. La oposición criticó la inconcreción del ministro. Solbes ya avanzó a mediados de julio la puesta en marcha de estos fondos que se repartirán en función de la evolución de la población de las regiones, pero no concretó nada más.

El ministro apeló a la responsabilidad de las comunidades para lograr un sistema de financiación "armónico" y señaló que "trabajaremos para que sea posible cuando antes". Hace unas semanas se comprometió a cerrar el acuerdo de financiación en tres meses.

En septiembre continuarán las reuniones bilaterales para alcanzar un modelo "en el que ninguna comunidad saldrá perjudicada, garantizará la solidaridad, y reforzará la financiación del estado del bienestar en beneficio de todos". En cualquier caso, según especificó, el Gobierno se ajustará a la Constitución y a los estatutos autonómicos. Sobre el "incumplimiento" del Estatuto de Cataluña al sobrepasar la fecha del 9 de agosto como límite, Solbes dijo que no se puede achacar a una de la partes -tal, como hizo el presidente de la Generalitat, José Montilla- y lo definió como "ausencia de acuerdo".

El vicepresidente económico de la Junta, José Antonio Griñán, destacó a Efe que Solbes ha dejado "muy claro que la posición del Ejecutivo es constitucional y respetuosa" con las comunidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios