Ricardi confía en que dejará la cárcel de Topas a lo largo de esta semana

  • El portuense encarcelado por un delito que no cometió le anunció ayer la salida de prisión a su hija

Rafael Ricardi Robles, encarcelado desde hace 12 años, ocho meses y seis días por una violación que unas nuevas pruebas genéticas acaban de demostrar ya sin ningún género de dudas que no cometió, podría estar por fin apurando sus últimas jornadas en prisión.

De hecho, el propio preso, al que la Dirección General de Instituciones Penitenciarias ya ha concedido el tercer grado, confía en salir de la prisión de Topas, en Salamanca, en el transcurso de la semana que comienza hoy.

Así se lo comunicó ayer el portuense a su hija Macarena, a la que llamó por teléfono desde la cárcel a las seis menos cuarto de la tarde. "Me ha dicho que va a salir ya esta semana", relató a este diario Macarena, que no podía ocultar su alegría ante la cada vez más próxima excarcelación de su padre.

Responsables de la prisión salmantina, en la que tiene asignada el preso el cumplimiento de su condena, tienen previsto redactar en estos días el expediente de libertad condicional de Ricardi, para elevarlo a renglón seguido al titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Salamanca, que es quien debe autorizar en último término su puesta en libertad.

La abogada del portuense, Antonia Alba, esperaba tener hoy la documentación que aguarda para presentar ante el Supremo el recurso de revisión de condena.

Ricardi lleva encarcelado doce años acusado de la violación de una joven en la urbanización Valle Alto de El Puerto de Santa María (Cádiz). La investigación que llevó a su detención y posterior encarcelamiento ha estado repleta de anomalías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios