Piden tres años para un médico por una negligencia que dejó cojo a un paciente

  • La acusación particular reclama, además, una indemnización de 180.000 euros

Comentarios 2

La acusación particular ha pedido tres años de cárcel para un médico de Sevilla que presuntamente colocó una escayola en la pierna a un paciente y lo dejó sin atención sanitaria durante unas cinco horas, por lo que éste sufrió una compresión de los nervios que le produjo una cojera irreversible.

El escrito de la acusación particular, al que ha tenido acceso Efe, dice que el paciente J. M. G. G., de 27 años de edad, sufrió un accidente de motocicleta el 29 de junio de 2003 en la localidad sevillana de Lora del Río e ingresó en el servicio de Urgencias del Hospital Virgen Macarena a las 12:30.

El traumatólogo, que responde a las iniciales J. C., según añade la acusación, decidió colocar una escayola en la pierna del paciente accidentado, al no ser aconsejable una intervención quirúrgica inmediata.

Afirma la acusación particular, asimismo, que, a continuación, el denunciante permaneció cinco horas en una habitación del Hospital Virgen Macarena "donde había pacientes en estado terminal y donde no recibió ningún tipo de atención médica ni control alguno por personal médico".

La pierna, mientras tanto, se inflamaba y causaba al paciente "un dolor insoportable" pues había sufrido el llamado Síndrome Compartimental Agudo (SCA) que "supone la compresión de los nervios y de los vasos sanguíneos en un espacio cerrado, lo que lleva a un deterioro del flujo sanguíneo y daño a los músculos y nervios de la zona afectada".

J. M. G. G., al considerar que no recibía atención médica adecuada, solicitó el traslado al Hospital Reina Sofía de Córdoba, que se decidió a las 14:30 pero no se hizo efectivo hasta las 19:30.

En el hospital cordobés le diagnosticaron un Síndrome Poplítea Agudo, con rotura de la arteria tibial que hubo que tratar con un bypass en el servicio de Cirugía Cardiovascular y posterior injerto cutáneo.

El juicio contra el médico iba a celebrarse la pasada semana en el juzgado penal 12 de Sevilla, pero fue aplazado porque no había sido citada la compañía aseguradora del Servicio Andaluz de Salud (SAS), declarado responsable civil subsidiario.

Tras los 533 días necesarios para su curación y 48 de hospitalización, el denunciante ha quedado con una cojera, limitación de la flexión de la rodilla, artrosis postraumática, parálisis del nervio pereneo y varias cicatrices.

Añade la acusación que el Instituto Nacional de la Seguridad Social reconoció al denunciante en enero de 2005, como consecuencia de estas lesiones, la incapacidad total para su profesión habitual.

Junto a los tres años de cárcel, la acusación particular solicita dos de inhabilitación para el ejercicio de la carrera médica y el pago de una indemnización de un total de 180.000 euros al denunciante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios