Multan a un policía local de Cártama por lesionar a un menor al reducirlo

  • El agente golpeó con su defensa la espalda del detenido, que le había dado una patada · La sala cree innecesarios los medios

Comentarios 28

La Audiencia Provincial de Málaga condenó a un agente de la Policía Local de Cártama por una falta de lesiones con una multa de 900 euros por lesionar a un joven cuando trataba de reducirlo. Lo absuelven del delito de lesiones del que le acusaba la acusación particular, al igual que ocurre con otro agente y con un tercero, que también fue absuelto en este caso del delito de coacciones.

El fiscal pidió la absolución. Los hechos tuvieron lugar, según la sentencia de la Sección Segunda, en marzo de 2004 sobre las 14:00 horas cuando el acusado, en el ejercicio de sus funciones, llamó la atención de un chico por estar conduciendo un ciclomotor en dirección prohibida, tras lo que le pidió la documentación del vehículo, que el joven entregó "de mala gana marchándose del lugar".

Según se indica, el agente de la Policía Local de Cártama comunicó a la otra parte que debía inmovilizar el ciclomotor por, al parecer, no tener el seguro obligatorio. Una vez que se personó en la Jefatura de la Policía Local de Cártama y sabiendo que le iban a inmovilizar el vehículo quiso marcharse dando una patada al agente en la pierna, sufriendo éste lesiones.

Esta agresión acabó con una sentencia de un juzgado de Menores de Málaga de junio de 2006 por el que se condenó al agresor como autor de un delito de atentado y una falta de lesiones; resolución que posteriormente fue confirmada por la Sección Octava de la Audiencia Provincial.

Seguidamente, el acusado procedió a reducir al chico por la fuerza, ocasionándole diversas contusiones, y sacando su defensa para propinarle un golpe en la espalda. Según los fundamentos jurídicos, no existen testimonios diferentes de los de los agentes, del acusador particular, sus familiares y amigos, que tengan credibilidad precisa para construir el relato.

En este sentido, el agente manifestó que el joven le "proyectó" un puñetazo, tras lo que le tiró al suelo para inmovilizarlo con la defensa, usando la mano derecha. Para la Sala, no había necesidad del empleo de medios contundentes como los empleados, aunque por contra reconoce que no son compatibles las lesiones sufridas con la agresión denunciada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios