Montabes presidirá el Audiovisual con una crisis sin visos de solución

  • Su aspiración de restablecer el "consenso y la normalidad" en el Consejo choca con los consejeros de PP, IU y PA que lo consideran un "valido político"

Comentarios 1

El acuerdo sellado por PSOE y PP para poner fin a la crisis en el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) se ha cerrado en falso. Que la presidencia caiga en el lado socialista y que una vicepresidencia de nueva creación lo haga en el popular, no parece haber contentado a los consejeros propuestos por estos partidos ni tampoco a los de IU y PA. Las discrepancias internas han llegado hasta el punto que nadie confía en la normalización de esta institución. Incluso dudan que pueda conseguirlo quien desde ayer es su nuevo presidente, el catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Granada, Juan Montabes.

La prueba del escepticismo estuvo en el voto. Sólo las cinco consejeras del PSOE le brindaron su apoyo, los tres del PP, como ya estaba anunciado, le dieron un "no rotundo". Los de PA e IU decidieron abstenerse, aunque si el primero lo hizo con un "voto de desconfianza", el segundo lo hizo en sentido opuesto, con confianza, pero condicionada a que "le dejen y tenga mando en plaza". Y es en esto último en lo que coincidieron todos los que están la oposición: creen que Montabes es un "valido político" del PSOE -por su trayectoria dentro del partido, del que ha llegado a ser portavoz en el Ayuntamiento de Granada- y no creen que pueda ejercer el cargo desde la independencia.

Sin embargo, la votación no influyó en el nuevo presidente, que aún está a la espera de su ratificación en el cargo por el Consejo de Gobierno y su publicación en el BOJA. Sabedor del "momento difícil" que atraviesa la institución tras la dimisión de su antecesor en el cargo, Manuel Ángel Vázquez Medel, Montabes confió en restablecer la "normalidad" y el "consenso" "que no ha estado presente en los últimos tiempos".

"Hay que lograr puntos de acuerdo para que el desarrollo de las funciones se dé en el mejor clima, y mi reto es lograr la aproximación de las posturas", aseguró. Además, entendió que se trata de un requisito indispensable para la continuidad del "fructífero" trabajo desarrollado por el CAA en sólo tres años de existencia y que "desgraciadamente no ha tenido tanta repercusión".

De la reconciliación entre los consejeros, tras meses de disputas y cuyo punto culmen ha sido la filtración de supuestas facturas de elevados gastos en comidas y el uso del coche oficial, no quiso decir nada, salvo que espera que en esta etapa impere "el respeto institucional, la transparencia, la legalidad y las buenas maneras".

La incredulidad ante esta declaración de intenciones, según los consejeros Carlos del Barco (PP) y José María Arenzana (PA) , no es tanto por Montabes y su currículum político, sino por el poder de influencia que atribuyen a las consejeras del PSOE. A éstas las acusaron de "obstruccionismo", en especial, en todo lo que atañe a la RTVA, llegándolas a responsabilizar de la dimisión de Vázquez Medel. De ahí que vean casi imposible reconducir la situación, aunque Del Barco, que se postula como único candidato a la futura vicepresidencia, confió en que sea un cargo no decorativo, sino con contenido, que permita un "equilibrio de fuerzas" en el CAA.

Más conciliador fue Eduardo Castro (IU), que aunque vio "difícil la tregua" deseó que esta se materializara, igual que las consejeras del PSOE, que confiaron en un cambio y dijeron estar "por la labor" de normalizar las relaciones y, sobre todo, el trabajo interno bloqueado desde hace dos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios