La Junta resta importancia al domicilio de la hipotética gran caja

  • Griñán huye de localismos y afirma que "existen andaluces, no de un lado o de otro"

Comentarios 51

Hasta tres ejemplos dio ayer el vicepresidente económico de la Junta, José Antonio Griñán, de lo precipitado de pensar en la sede de la hipotética gran caja andaluza, debate aireado tanto en su partido como en el PP tras el deseo manifestado pro el presidente de la Junta, Manuel Chaves, para que Unicaja y Cajasol inicien la fusión.

"Es como poner el carro delante de los bueyes", dijo Griñán entre uno de los ejemplos. Para el vicepresidente, los posicionamientos favorables a Sevilla o Málaga u otras que pudieran ser futuras sedes "no son la cuestión", ya que priorizó que las entidades financieras, por propia iniciativa, inicien el proceso. Y lanzó un mensaje para huir de localismos: "existen andaluces y Andalucía, no andaluces de un sitio y de otro".

Para Griñán, lo deseable sería una gran caja andaluza y argumentó que estos procesos, en periodo de crisis económica, son recomendados por instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) o el Banco de España.

Por ello el vicepresidente económico reprochó la oposición del PP-A al proyecto y le achacó una "política partidista" por "negarse sin atender razones objetivas".

En su opinión, esta actitud supone "meter con calzador" el proceso de fusión en la "política partidaria" cuando hay argumentos suficientes que la avalan. La Junta, aseguró, "siempre" ha dicho que sean los órganos de las cajas los que tomen la iniciativa y que la fusión se lleve a cabo desde el consenso político.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios