Griñán considera "indispensable" una movilización en la calle para el 28-F

  • El Gobierno andaluz aprovechará la fecha para rubricar con los sectores sociales el Pacto por Andalucía · El presidente de la Junta no descarta ponerse al frente de las movilizaciones, "como secretario general del PSOE"

Comentarios 23

Conscientes del malestar que la crisis está cosechando en la sociedad andaluza y del peligro que algunas de las reformas suponen para sectores muy valorados como la educación y la sanidad, los socios del Gobierno andaluz preparan para el próximo 28 de Febrero, Día de Andalucía, una amplia movilización con la que encauzar este enojo social. Es una estrategia, sin embargo, con un salto mortal incluido, puesto que si algo está consiguiendo el programa de reformas emprendido por Madrid, que se está saldando, de momento, con un aumento del paro casi insoportable, es que la ciudadanía apenas distinga entre gobiernos central o autonómico. Puede que ésta sea, entre otras, las razones que hayan llevado al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, a convertir el 28-F de 2013 en una suerte de frontera con la que marcar sus diferencias con el Gobierno del PP.

Para ello, se ha fijado esa fecha como el día de la conclusión de lo que denomina el Pacto por Andalucía, en la que no sólo estarían los sindicatos y la patronal, sino otro tipo de sectores, desde el mundo de la cultura al llamado "tercer sector", esa corona de empresas que se nutre alrededor de os público. Pero Griñán cree "indispensable" que este pacto venga acompañado de "una gran movilización en la calle para defender los derechos y libertades". Es una movilización con salto mortal por cuanto es un Gobierno el que promueve una protesta en unos momentos de amplia desafección de la ciudadanía hacia los políticos. El propio presidente de la Junta no descarta que él también salga a la calle, aunque sería "como secretario general del PSOE".

Griñán y sus socios de IU aprovecharon ayer la fecha del 4 de diciembre, que conmemora las manifestaciones masivas en favor de la autonomía andaluza de 1977, como un hito hacia ese 28 de febrero de 2013. El presidente de la Junta realizó una declaración institucional en la sede de la Presidencia y, ya por la tarde, intervino en un acto de partido en la sede regional de la calle de San Vicente. Fue allí donde anunció que Manuel José García Caparrós será nombrado Hijo Predilecto de Andalucía. Se trata de la primera vez que se le otorga este título a una persona ya fallecida, en este caso, a causa de los disparos que marcaron la jornada de reivindicación autonómica el 4 de diciembre de 1977 en la capital malagueña.

La idea de convertir este 4 de diciembre en un hito surgió a raíz del éxito de la Diada de Cataluña, porque la Junta consideró esta reivindicación como una amenaza al actual estatus del resto de las autonomías. IU y PSOE llegaron a planificar un conjunto de movilizaciones para ayer, aunque, al final, se quedó en un anuncio de lo que será el 28-F. Sólo los andalucistas celebran el 4-D como el día de Andalucía, y de hecho, ayer lo hicieron con una pequeña concentración frente al Palacio de San Telmo donde acudió uno de sus antiguos líderes, Alejandro Rojas Marcos.

Para Griñán, Andalucía se enfrenta a dos peligros. El primero, el de la ruptura del modelo de convivencia que instauró la Constitución, porque la reciente reforma laboral, la conversión de la sanidad universal en un modelo de aseguramiento y los cambios que el Ministerio de Educación quiere introducir en las aulas romperían, en su opinión, con el consenso social que alumbró la Carta Magna. Además, el presidente considera que en España se puede abrir, a raíz del desafío soberanista catalán, un replanteamiento del modelo territorial. "Tenemos que estar vigilantes -aseguró el presidente en San Telmo- a las pretensiones revisionistas que se plantean desde el centralismo o desde el nacionalismo soberanista con la coartada de la crisis".

Ya en la sede del PSOE, y por la tarde, Griñán fue más duro: habló de defender "con uñas y dientes" el modelo autonómico español que abrió Andalucía frente a otro sistema donde sólo las llamadas comunidades históricas gozarían de un autogobierno pleno y criticó, como un modo de "involución", la reciente detención en Sevilla de una periodista durante un desahucio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios