La Fiscalía imputa al patrón del 'Pepita Aurora'

  • El informe de Fomento concluye que el exceso de peso causó el vuelco en el que murieron ocho personas

El exceso de peso fue la causa principal que originó el 5 de septiembre del año pasado el vuelco en las inmediaciones del Estrecho del pesquero barbateño Nuevo Pepita Aurora. Así al menos queda reflejado en el informe sobre este naufragio -que se cobró la vida de ocho marineros- elaborado por la Comisión Permanente de Investigación de Siniestros Marítimos dependiente del Ministerio de Fomento.

Pese a no tener carácter vinculante, este informe ha sido remitido ya al Juzgado de Algeciras que investiga el naufragio y a la Fiscalía de Cádiz, que ha decidido llamar como imputado a José Vega, patrón y armador del Nuevo Pepita Aurora.

El escrito, de 51 páginas y desvelado ayer por Radio Cádiz de la Cadena Ser, recoge que el pesquero barbateño estaba preparado para faenar con dos toneladas de redes "y llevaba a bordo ocho toneladas y media" el día que naufragó cuando regresaba a Barbate desde el caladero marroquí en medio de un fuerte temporal de Levante.

A este sobrepeso, la comisión de investigación añade una segunda causa que pudo originar el siniestro, ya que afirma que los salideros de agua de la cubierta "estaban cegados", aunque no se especifica si estaban taponados por las redes o si ello se debió a obras realizadas sin autorización en la misma cubierta. Esta falta de salida del agua provocó su acumulación en la cubierta y favoreció el vuelco del pesquero, según este estudio de la Comisión Permanente de Investigación de Siniestros Marítimos que es considerado como una pieza esencial en la investigación del suceso que está siguiendo el Juzgado número tres de Algeciras.

De manera indirecta, este informe sobre el naufragio reconoce ciertas deficiencias en la construcción del pesquero, que desde el primer momento es la causa del naufragio que con más vehemencia vienen defendiendo tanto los supervivientes como los familiares de los ocho marineros fallecidos o desaparecidos. Así, el informe indica de manera textual que "se descarta que los errores estructurales del barco sean la causa esencial del siniestro". Con ello se reconocen los "errores estructurales" del pesquero y, además, no se afirma de manera taxativa que estas deficiencias no tuvieron en ningún caso algo de culpa en el vuelco que desencadenó la tragedia.

La Fiscalía de Cádiz se ha basado en este documento para llamara a declarar como imputado al patrón y armador del barco siniestrado, José Vega. Este pescador barbateño, que ya fue citado a declarar meses atrás en calidad de testigo, lo hará a partir de ahora como imputado, con lo podrá contar con asesoramiento letrado y, por lo tanto, con más garantías legales.

En el naufragio del pesquero barbateño murieron cinco marineros, desaparecieron tres más y sólo ocho conguieron salvar sus vidas, entre ellos el patrón y armador, José Vega, que logró sacar del agua a varios de los miembros de su tripulación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios