Discrepancias en el Gobierno sobre los náufragos de Almería

  • Rubalcaba admite lo excepcional de la tragedia y Corbacho defiende la norma

Comentarios 2

Un día después de que Consuelo Rumí, secretaria de Estado de Emigración e Inmigración, quisiera dar por zanjada la polémica sobre la posible regularización de los 33 supervivientes de una patera que llegaron a Almería después de perder a 15 de sus ocupantes, nueve de ellos niños, el debate ha subido un escalón en la jerarquía política.

En sus declaraciones del pasado lunes, Rumí quiso aclarar cualquier "confusión" después de que el pasado viernes, un día después de la tragedia, el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, manifestara que "habría que estudiar" las "posibles excepciones" a la norma general de repatriar a los inmigrantes que llegaran a España en situación irregular. La secretaria de Estado afirmó que "ni venir en patera ni haber sido objeto de un naufragio es una circunstancia excepcional contemplada en la ley".

Sin embargo ayer, estos dos posicionamientos se reprodujeron en el seno del propio Consejo de Ministros y mientras que el titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba admitía "una reflexión excepcional" del Gobierno en relación a las mujeres que pierden a sus hijos en la travesía, el titular de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, se pronunció en el mismo sentido que Rumí al manifestar que "toda persona que entra ilegalmente en España debe de devolverse a su país de origen" porque "las condiciones en las que han venido no pueden prevalecer por encima de lo que diga la ley".

Rubalcaba remarcó el hecho de que "una madre vaya con su hijo, con su bebé, en una patera, y el bebé muera y la madre llegue sin el bebé a nuestras costas, no puede dejarnos insensibles. Es un caso excepcional y como tal, debe ser tratado". Por tanto, aunque defendió que "la norma es la norma, y se aplica taxativamente y a todos aquellos que lleguen a España", añadió que "una madre pierda a un hijo en una travesía no es normal, y, por tanto, es un caso que permite una reflexión excepcional y eso es lo que estamos haciendo", concluyó el ministro del Interior.

Pérez Rubalcaba distinguió dos medidas fundamentales en la lucha contra la inmigración ilegal: el control de las fronteras y las repatriaciones. De ésta última dijo que es "una política fundamental".

Corbacho, por su parte, apuntó que "el mensaje es claro: quien entra irregularmente en España no será regularizado, aunque lo haya hecho en patera", aunque subrayó que es consciente de que esta decisión es "muy dura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios