"Eva Hache me ha aconsejado que me tome toda esta aventura con calma"

  • Ricardo Castella, el que fuera analista de 'Noche Hache', presenta cada miércoles en Antena 3 el espacio de humor 'El sacapuntas', un 'late show' que pretende servir de ventana a los problemas cotidianos de la gente

A Ricardo Castella le gusta el late night. Estaba en un programa de noche en Cuatro, Noche Hache. Y hace un mes se instaló, también de noche, en El sacapuntas, un nuevo espacio de humor semanal, que se emite los miércoles en Antena 3, y que en sus primeras emisiones ha logrado unos discretos resultados de audiencia, situándose como la tercera opción de la noche. Pese a ello, el conductor del programa se muestra optimista y asegura que el espacio "va a cuajar bien".

-Vuelve al late night, esta vez como presentador. ¿No tiene miedo a una franja horaria tan exigente?

-Si no lo haces, la posibilidad de fracasar no existe.

-¿La fama no es un objetivo?

-No. A mí me gustaría hacer un programa de televisión y luego encerrarme en una cabaña en el monte. Luego no le sacas ningún rédito. La gente te invita mucho menos.

-¿Eva Hache le ha dado algún consejo para esta nueva aventura?

-Normalmente, el consejo que te da es que te lo tomes con calma y que le des a las cosas su justa importancia. Todo el mundo me está hablando de la responsabilidad que supone esto y lo que me apetece contestar es: '¿Tú te crees que si me parara a pensarlo estaría aquí?'. Vendré, haré lo que pueda, como pueda y veremos".

-¿Mantiene en el programa el perfil de humor ácido que le caracterizó en Noche Hache?

-Encaja muy bien en este programa y es el tipo de humor que hago. Sí que noto que cuando estás ahí delante viendo a la gente sufrir y oyes por el pinganillo '¡Cébate!' piensas que son personas. Entonces me estoy ablandando un poco. Después de tres años leyéndome el periódico todos los días, he alcanzado un nivel de mal sin parangón.

-¿Va a echar de menos el directo?

-Casi toda la tele que se hace ahora es en falso directo o en directo. Es muy parecido. Lo que voy a echar de menos es salir un rato, estar cinco minutos e irme.

-El Sacapuntas tiene un claro protagonista: el humor. ¿Qué importancia tiene en su vida?

-Creo que es una manera de entender las cosas, que consiste en no tomárselas demasiado en serio. El programa se va a nutrir de personas que no se tomen demasiado en serio a sí mismos, que puedan admitir que se puede bromear de las cosas que hacen mal. Hace falta gente que sea capaz de eso. Gente excesivamente seria, que no es capaz de bromear con nada, me interesa menos.

-Una de las secciones del programa utiliza la cámara oculta. ¿Qué se descubriría de Ricardo Castella grabado tras cámara oculta?

-Soy muy normal. Creo que nada, pero no lo hagamos.

-Algunos de los que participan en El sacapuntas lo hacen para vengarse de alguien. ¿De quién se vengaría usted?

-A mí me molesta mucho la gente que hace cosas malas y no saca ningún beneficio. Hay un tío que llega de madrugada a mi casa los sábados, toca el telefonillo y me pregunta: '¿Es el 1º A?' y yo le respondo: 'No, es el número del piso sobre el que estás pasando el dedo'. Y dice: 'Ay perdone'. Esto es todo los sábados. A mí me gustaría coger un cubo de agua y un día que llame, bajo corriendito con el cubo abajo, abrir la puerta, echárselo por encima y decirle: '¿Tienes calor? Ay, perdón'. También me gustaría vengarme de la gente que tiene ciertos comportamientos, que les dices que cambien y no lo hacen.

-¿Tiene algún enemigo que quisiera vengarse de usted?

-Me he portado bien hasta ahora.

-En otra de las secciones os adentráis en otros programas de la cadena, ¿en cuál le gustaría adentrarse?

-Me gustaría entrar en programas de otras cadenas. Pero alguien no se debe llevar bien o algo pasa. Eso sería muy divertido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios