¿Hasta cuándo?

En medio de las llamadas, los correos, las prisas, un miércoles que sirvió para algo: la asociación Eduardo GarcíaEn la huelga, no era día para caer en provocaciones, pero tampoco lo era para permitir el delito.