Junio fue el peor mes para las tropas de EEUU y la OTAN en Afganistán

  • Un total de 49 soldados perdieron la vida, el 40% de todas las víctimas que se han producido en el país asiático desde el 1 de enero · La recuperación de la sociedad civil encuentra grandes dificultades

El mes de junio fue el más letal para las tropas de la OTAN y de Estados Unidos en Afganistán desde 2001 (año en que las milicias talibanes fueron expulsados del poder) y el segundo mes consecutivo en que las bajas superan a las de Iraq.

Un total de 49 soldados de la Fuerza de Asistencia a la Seguridad (ISAF, dependiente de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN) y de la fuerza militar liderada por Estados Unidos murieron en enfrentamientos, ataques o accidentes en junio, según un balance de la AFP en base a declaraciones militares.

En junio se produjeron más del 40% de las 122 muertes de soldados extranjeros registradas en Afganistán en lo que va de 2008, según el sitio web independiente icasualties.org. La mayoría murió por bombas contra convoyes o patrullas militares.

El portavoz de la ISAF, Carlos Branco, aclaró que las cifras deben ser interpretadas en el contexto de la numerosa fuerza internacional desplegada en ese país asiático para luchar contra la insurgencia talibán.

"La ISAF tiene ahora muchos más soldados que en el pasado y ahora está presente en zonas donde no lo estaba antes", dijo Branco a la AFP.

En cambio, 31 soldados, 29 de ellos estadounidenses, murieron en Iraq en junio, a pesar de que los soldados de la coalición internacional en ese país son más del doble de los desplegados en Afganistán, según cifras de icasualties.

Las bajas de las tropas internacionales en Afganistán también superaron a Iraq en mayo.

Ese mes, 23 soldados extranjeros murieron en Afganistán, 19 de ellos en ataques insurgentes, mientras que en el país del Golfo Pérsico la coalición liderada por Estados Unidos perdió 21 soldados, 17 de ellos en combate.

Y si la situación militar se complica día a día, la sociedad civil no marcha por mejor camino. El conflicto actual en Afganistán, junto con los desastres naturales, ha causado una situación humanitaria "grave" y "deteriorada", y la comunidad internacional debe aumentar sus esfuerzos para satisfacer las necesidades de la gente más vulnerable, según John Holmes, secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios. Holmes llegó a Afganistán el pasado 26 de junio para realizar una visita de cuatro días y así conseguir de primera mano un conocimiento de los problemas humanitarios que existen actualmente en el país y valorar la capacidad de respuesta. "Ésta (la situación humanitaria) es seria y creo que está deteriorándose. Necesitamos prestarle más atención y es por lo que estoy aquí", declaró Holmes a la agencia de noticias humanitarias de la ONU, IRIN.

Afganistán, el quinto país del mundo menos desarrollado, se enfrenta a múltiples desafíos humanitarios que son el resultado en gran parte de un conflicto intensificado, de la sequía y de una repatriación de refugiados a gran escala desde los países vecinos. Mientras el Gobierno afgano y los donantes destinan más fondos para el desarrollo y la reconstrucción de las instituciones del país, Holmes afirmó que se necesitan más recursos para responder a las necesidades de emergencia de los millones de personas vulnerables que existen en Afganistán.

"Necesitamos más de una estrategia humanitaria, un plan de acción, que nosotros teníamos antes. Necesitamos más recursos", declaró Holmes, que añadió que los donantes "responderán generosamente" para realizar una "adecuada estrategia y un adecuado aumento de nuestras actividades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios