El Gobierno israelí aprueba el canje de prisioneros con la milicia libanesa Hezbolá

  • El objeto del intercambio son los dos soldados judíos cuya captura fue el origen de la guerra en el verano de 2006

Con la oposición de sólo tres ministros, el Gobierno israelí aprobó ayer el intercambio de prisioneros con la milicia chií libanesa Hezbolá. Israel transferirá cinco presos libaneses vivos: cuatro milicianos y Samir Kuntar, que cumple condena por asesinato múltiple e intento de secuestro. A cambio, Hezbolá devolverá a Ehud Goldwasser y Eldad Regev, los dos soldados israelíes cuya captura fue el origen de la guerra el verano de 2006, y que Israel cree que están muertos.

Pese a que no se espera hasta primera hora de hoy, ayer por la noche el Ejército judío declaró la zona limítrofe con el cruce de Rosh Hanikra, en la Galilea occidental, "área militar cerrada".

Se prevé que en torno a las 9 de la mañana, hora local, el servicio israelí de prisiones transfiera los presos a la frontera con el Líbano, donde la Cruz Roja actuará de intermediaria.

Los libaneses no serán puestos en libertad hasta que el equipo de identificación del Ejército verifique que los soldados o sus restos son los jóvenes militares Goldwasser y Regev. Si la identificación no pudiera realizarse in situ, los huesos serían trasladados a otro lugar de Israel para evitar que "como en otras ocasiones, nos den restos que no eran nuestros", dijeron fuentes oficiales.

Israel también devolverá al Líbano los restos de 199 milicianos de Hezbolá y otros libaneses muertos en distintas circunstancias después de cruzar la frontera común. A la vez se hará entrega de milicianos de diversas organizaciones fallecidos en las últimas décadas.

Por otro lado, el Ejército israelí detuvo ayer a 12 miembros de Hamas en Nablús, al norte de Cisjordania. Estas detenciones se hallan en el marco de una serie de operaciones que Israel ha lanzado contra organizaciones y asociaciones palestinas en Cisjordania que se suponen vinculadas a Hamas.

Por su parte, el enviado especial del Cuarteto para Oriente Próximo, Tony Blair, canceló una visita prevista para ayer a la Franja de Gaza por una "amenaza específica de seguridad que podría materializarse cuando estuviera entrando en la zona", según anunció su portavoz. El ex primer ministro británico tenía previsto, entre otras cosas, visitar varias escuelas gestionadas por la ONU en el norte de la Franja y entrevistarse con diferentes personalidades palestinas independientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios