La ocupación hospitalaria disminuye más de un 20% entre julio y septiembre

  • La Junta argumenta que la actividad asistencial se reduce estas fechas casi a la mitad

La reducción de recursos que tradicionalmente se produce en verano tiene su razón de ser en la disminución en más de un 40% de la actividad asistencial en general, y de un 20% de la ocupación hospitalaria en particular, que se registra en verano, según se extrae de los argumentos ofrecidos por la Delegación provincial de Salud. Según la Junta de Andalucía, estadísticamente durante la época estival sólo se ocupan ocho de diez camas disponibles, por lo que se procede a un reserva estratégica de casi el 11% de las 1.781 plazas disponibles que hay en la provincia, una medida que los sindicatos tildan de "economicista" y denominan directamente como cierre de camas. Según este cálculo, 193 plazas permanecerán sin uso durante los tres meses de verano, aunque se pueden habilitar en cuestión de poco tiempo si la demanda lo exige, apuntaron desde Salud.

Desde la Delegación provincial señalaron que esta medida se adopta tras analizar durante varios años factores como la actividad programada, el índice de ocupación de años anteriores y el descenso en la época estival. Los sindicatos sanitarios, sin embargo, no tienen la misma teoría y creen que se trata de una estrategia para ahorrar dinero "con algo tan importante como es la sanidad". Pero las previsiones que maneja la Junta de Andalucía para este periodo estival apuntan alto a cuanto volumen de trabajo se refiere y, según datos facilitados por la Administración autonómica, Salud ha invertido este verano 12,3 millones de euros para sustituciones. Esta inyección económica supondrá la contratación de 139.277 jornadas de trabajo, que se traducen en 16.645 más que las contratadas en las mismas fechas de 2007.

En cuanto a la actividad quirúrgica durante los tres meses de verano, está previsto realizar 54.637 intervenciones programadas en los centros sanitarios. Durante el verano de 2007, se realizaron 5.832, por que supone un incremento de 292. En relación a las consultas y pruebas diagnósticas, se llevarán a cabo 251.176 de consultas de especialidades, de las que 101.731 serán primeras consultas, así como 58.684 pruebas diagnósticas. La actividad prevista supone un incremento del 8% respecto a las primeras consultas atendidas en 2007 y un leve aumento de pruebas diagnósticas. Además, la actividad prevista en los hospitales de día durante los tres meses de verano ascenderá a 20.204 asistencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios