El nuevo asilo abre con 100 plazas tras una inversión de seis millones de euros

  • El centro cuenta actualmente con los 57 inquilinos de la antigua residencia y está a la espera de que se concierten el resto de unidades con la Junta de Andalucía

Después de dos años de plazos y demoras, la alcaldesa, Rosa Aguilar, inauguró ayer el nuevo asilo municipal del Polígono Guadalquivir, un complejo que supone una mejora considerable en cuanto a la prestación de ayuda a las personas mayores de la capital, pues prácticamente duplica la capacidad de la anterior residencia. En concreto, se ha pasado de 57 a 100 plazas, a la que hay que sumar otras 30 destinadas como centro de estancia diurna.

Por el momento, sólo los residentes de la antigua Regina disfrutan de las instalaciones que ofrece el complejo, ya que el resto de plazas está pendiente de concertarse con la Junta de Andalucía, según dijo ayer la alcaldesa durante el acto de inauguración. La mayoría de los internos son mujeres con pensiones de viudedad y está previsto que, de las 100 plazas disponibles, 63 correspondan a personas en situación de dependencia que no pueden valerse por sí mismas y necesitan de un asistente para realizar tareas básicas como comer o vestirse.

La construcción de este recinto -que ha supuesto una inversión de 6.449.000 euros- sustituye a la antigua residencia Regina, situada en la calle Isabel II e inaugurada hace poco más de tres lustros. Este edificio contaba en su momento con los mayores adelantos en materia geriátrica pero con un serio inconveniente: la estrechez de la calle que hacía que no pudieran acceder las ambulancias hasta la misma puerta de la residencia. El nuevo centro, por tanto, viene a paliar estas deficiencias y cuenta con todas las prestaciones propias para los mayores. De hecho, Aguilar recordó ayer que el Ayuntamiento "no ha escatimado en gastos" para construirlo ya que los mayores -prosiguió- "son una prioridad para el equipo de gobierno municipal".

Este esfuerzo, según la alcaldesa, se notará en el aumento de actividades realizadas en el centro para fomentar el encuentro intergeneracional. Además, la residencia da empleo a 58 personas, con lo que se duplica la plantilla, en la que también trabajan las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios