El número de nacimientos recupera los niveles de la última década

  • La llegada de los inmigrantes es uno de los factores que contribuye al aumento

La llegada de inmigrantes ha sido determinante para que la natalidad comience a remontar en la provincia y alcance valores que no se registraban desde los años 90. Después del llamado baby boom, el número de hijos por habitante fue decreciendo en todo el territorio nacional a partir de 1989 debido, entre otras cuestiones, a los cambios en los hábitos de vida. El descenso del número de matrimonio, el retraso en la edad de ser madre y tener sólo un niño por familia situó la natalidad en valores muy bajos, sobre todo al final de los años 90. Sin embargo, y según la última encuesta del Movimiento Natural de Población que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2007 se produjeron un total de 8.401 alumbramientos, la cifra más alta -junto con el año pasado- desde 1995. A mediados de la década de los 90, los nacimientos apenas llegan a los 8.077 y este último dato estadístico refleja un incremento del 4,1%. De hecho, en 2001 la cifra de nacimientos fue de 7.858, aunque a partir de ese ejercicio la natalidad comenzó a remontar. De los 8.401 nacimientos que se produjeron en la provincia el pasado ejercicio, 4.391 fueron niños y el resto niñas.

En Andalucía, el peso de los alumbramientos de las madres extranjeras suponen un 11% del total, lo que demuestra la incidencia que la inmigración ha tenido en esta aumento de la natalidad. No obstante, este dato es más relevante en otras provincias andaluzas como Málaga, donde el peso de los foráneos es mayor. Las tasas de natalidad más elevadas se registran en las ciudades de Ceuta y Melilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios