Un incendio obliga a desalojar a 80 familias en el Parque Azahara

  • Las llamas se originaron en el dormitorio de un piso del número 14 de la calle Las Lomas y dos vecinos tuvieron que ser asistidos debido a la inhalación de humos

Un incendio que se originó en la madrugada de ayer en un bloque del Parque Azahara sembró el pánico en la zona y, debido a la columna de humo que causó y a la altura de las llamas, obligó a desalojar a las 80 familias que residen en el edificio. El incidente se produjo sobre las 01:50 en un bajo del número 14 de la calle Las Lomas. El fuego se originó -por causas que no han trascendido- en un dormitorio de la vivienda, un piso de alquiler en el que residen una mujer y sus tres hijos.

"Estaba dormida y me despertó el sofoco, hacía muchísimo calor. Vi las llamas por la ventana y mi reacción fue echar la persiana y cerrar los cristales", contaba ayer, recuperada del miedo, una vecina de la segunda planta del piso siniestrado, Rosalía Costa. "Cogí a mi hija y me la llevé a la calle del brazo", relató la mujer. El fuerte olor del humo y la luz de las llamas alertaron a los vecinos en unos segundos, que desalojaron las cinco escaleras del edificio antes de que llegara el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS). En el inmueble residen 80 familias, que pudieron volver a sus pisos de manera escalonada conforme avanzaba la madrugada. Las últimas familias pudieron entrar a sus domicilios pasadas las 04:00.

"Las llamas llegaban a las ventanas de la cuarta planta y el humo no dejaba ver", relató otra vecina de la escalera tercera, María José Béjar. "Estaba acostada y de pronto vi el resplandor de la llamarada. Llamé a la Policía, que no tardó nada en llegar", dijo. En el inmueble se vivieron momentos de angustia y los propios vecinos intentaron sofocar las llamas con los extintores del bloque, mangueras y cubos de agua.

Rafael Castellano fue uno de los vecinos que intentó evitar que el fuego se propagara a otras viviendas: "Cuando llegué con el extintor no se veía nada. Tuve que romper los cristales y salir por debajo. Pensé que me asfixiaba", relataba ayer a mediodía.

Hasta el lugar del suceso se desplazaron ocho bomberos y tres vehículos, que trabajaron hasta las 03:30 en la extinción y en la extracción de humo. Aunque las informaciones confusas de los primeros momentos apuntaban a la posibilidad de que pudiera haber algún herido, tanto la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061 como el Área de Seguridad del Ayuntamiento aseguraron que las llamas no causaron daños personales. Los facultativos que se desplazaron a la zona, no obstante, tuvieron que asistir a dos vecinos con síntomas de intoxicación debido a la bolsa de humo que se acumuló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios