Futuro, a corto y a largo plazo

  • Del Nido insta a olvidar ya el fracaso europeo y a mirar a la Liga y la Copa con la máxima ilusión · El presidente cimenta su discurso navideño sobre la consolidación entre los grandes

Mirada al frente con el máximo optimismo e ilusión. José María del Nido envió un mensaje de futuro e instó a olvidar ya el duro varapalo de la eliminación de la Copa de la UEFA, algo con lo que no contaba, según confesó. El presidente del Sevilla cimentó su mensaje durante el tradicional almuerzo navideño del club sobre la base de la planificación bien hecha y la consolidación del equipo entre los grandes de España, con toda la ambición puesta en la Liga y la Copa, las dos competiciones en las que, según dijo, "el Sevilla está en la pomada y con opciones de disputarlas hasta el final".

El mandatario nervionense compareció públicamente por primera vez tras la eliminación del Sevilla en Génova y aprovechó para dar por zanjado el doloroso asunto: "Agua pasada no mueve molino y seguir restregándonos en la herida tan grande que supuso la eliminación de Génova no lleva a un ningún sitio. El presidente estaba como cualquier sevillista, con su ira por duplicado, por ser el máximo responsable de la entidad y también del fracaso. No se cumplió un objetivo, porque caer en la UEFA no entraba en las quinielas, pero ya ha pasado, hay que mirar con ilusión al futuro, estamos segundos en la Liga y en octavos de final de la Copa. Me quedo con el futuro y no miro al pasado".

En esa línea de futuro, expresó cuál es su deseo para la entrada del nuevo año: "Espero que 2009 consolide, como en los últimos años, al Sevilla entre los grandes del fútbol nacional. Estamos en el camino, hemos recorrido un itinerario futbolístico precioso, y estamos segundos, metidos en la pomada en las dos competiciones con posibilidades de disputarlas hasta el final". Y también hizo su particular balance de 2008, con otro mensaje a la afición: "Los sevillistas están acostumbrados a alegrías sólo en los últimos años. Pero los sevillistas que llevamos muchos años nos quedamos con el buen sabor de boca que nos deja estar entre los seis primeros un año más, como en las últimas cinco temporadas, y seguir disputando competiciones. Yo me quedo siempre con lo bueno que hace el equipo".

En un tono analítico de la actualidad futbolística, destacó que su deseo de ganar la Liga debe esperar: "El Barcelona está uno o dos escalones por encima y para que un equipo de segundo nivel como nosotros gane la Liga, se tiene que ir a unos 70 u 80 puntos. Cuando se va a 90, como parece el caso, es imposible. Nosotros nos preparamos para estar ahí cuando fallen los grandes". Más sobre la obligación de ganar títulos: "Están obligados los que tienen más posibilidades. Barcelona y Madrid están a un nivel inalcanzable en lo económico, pero al Sevilla le están mirando la matrícula equipos que nos cuadriplican en presupuesto. Los títulos no los puede prometer ningún presidente; quien lo haga se equivoca".

Ya en un futuro inmediato, Osasuna: "Es un rival dificilísimo y se ha convertido en un clásico en los últimos años, por lo que son duelos a cara de perro. Hay que pedirle a la afición que Osasuna se encuentre el mismo ambiente que el Villarreal". O el de la semifinal de la UEFA de Glasgow, recordó, antes de echar agua sobre el regreso de José Antonio Camacho a Nervión: "Que sean los futbolistas los protagonistas. No creo que la afición sevillista, después de tantos años, se acuerde mucho de Camacho".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios