sevilla f.c.

Dulces números, dulce Navidad

  • El Sevilla de Manolo Jiménez acaba el año con guarismos que sólo mejora en la última década el de Juande Ramos de hace dos cursos · El de Arahal sumaría 71 puntos en todo 2008 en 37 partidos

Comentarios 17

Dice un refrán que las penas, con pan, son menos penas. La pena sevillista fue la eliminación en la Copa de la UEFA a manos de una Sampdoria muy inferior al conjunto nervionense, pero los números del equipo de Manolo Jiménez a finales de 2008 son el pan para aliviar la amargura europea. Y es que el Sevilla cierra el año con sus mejores números desde la campaña 2006-2007 y se comerá las uvas como segundo clasificado, afianzado en los puestos de Liga de Campeones.

Más allá de las sensaciones que transmita y de que enamore o no, lo único irrefutable es que el cuadro hispalense tiene un colchón de cuatro puntos sobre el séptimo, el Deportivo, que marca la zona europea, y de dos con el Real Madrid, fuera de los puestos Champions. Las cifras, por tanto, respaldan el proyecto de José María del Nido, que siempre ha marcado como objetivo quedar entre los cuatro primeros, aun cuando el palo que ha supuesto la eliminación de la UEFA no se puede ni se debe obviar.

En los últimos cinco años, en los que el Sevilla se ha hecho un sitio entre los grandes, sólo en una ocasión llegó al parón invernal mejor clasificado que ahora. Fue hace dos cursos, cuando, de la mano de Juande Ramos, los nervionenses recibieron las fiestas en lo más alto de la tabla, tres puntos por encima de un Barcelona que tenía un partido menos, el aplazado contra el Betis, por la disputa del Mundialito de Clubes. Entonces, tras 16 jornadas, sumaba 37 puntos, seis menos que en la presente temporada, con 12 victorias, un empate y tres derrotas, 35 goles a favor y 15 en contra. La diferencia de triunfos (tres menos este año) está ligada al menor número de tantos marcados, 12 menos, pese a lo cual únicamente retrocede una posición en la tabla.

Sólo en la comparación con esa campaña, cuando el Sevilla peleó hasta el final por el título de Liga, los números son peores a los conseguidos en el pasado más reciente. Sin ir más lejos, la temporada anterior, tras el mismo número de encuentros disputadas los de Jiménez eran novenos, con 20 puntos, 11 menos que los que suma en la actualidad. Entonces, además, el Sevilla se encontraba a seis puntos del sexto puesto y a once de las plazas que dan acceso a la Liga de Campeones. Algo mejor acabó el 2005, cuando era séptimo a cuatro puntos del cuarto puesto, posición en la que acabó en 2004, a un punto del segundo y el tercero, aunque a once del líder, el Barcelona.

En lo que respecta al técnico, el año se cierra con unos guarismos muy positivos. De hecho, en todo el 2008, el de Arahal acumula 37 encuentros ligueros al frente del equipo, casi una temporada completa, en los que ha acumulado 22 victorias, 10 derrotas y cinco empates. En puntos, el preparador sevillano sumaría 71, con los que, hipotéticamente, habría acabado tercero en la 2007-2008 y en la 2006-2007 (como Juande Ramos), y segundo en la 2005-2006, todo con un partido menos.

Sin enamorar, sin hacer el juego con el que puso a Europa a sus pies, el Sevilla de Jiménez mantiene el tipo en la Liga con cifras muy parecidas a las de aquel equipo. Las navidades, después de todo, no serán tan amargas como parecía tras la debacle de Génova. Serán dulces, gracias a unos números que refuerzan al arahalense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios