Roquetas de Mar

Sin triunfos en una una tarde de sombras

  • El enciero de Alcurrucén no acompañó en el festejo que cerró el ciclo hasta el año que viene

  • Pobre entrada con tras cuartos de plaza

Inmediaciones del coso salinero, momentos antes del espectáculo. Inmediaciones del coso salinero, momentos antes del espectáculo.

Inmediaciones del coso salinero, momentos antes del espectáculo. / J. García

Así puede resumirse la tardenoche de ayer. Una tarde sin triunfos en el albero, con tres grandes figuras del escalafón taurino pero con un ganado, el de Alcurrucén, que no estuvo a la altura. En las gradas y tendidos tampoco fue la cosa mucho mejor que sobre el coso. Y es que, tras la buena entrada del sábado en la que se rozó el ‘casi lleno’, ayer el aforo al feudo de Las Salinas quizás no llegó ni a los tres cuartos.

Ello a pesar de, como decimos, contar sobre su arena con toreros contrastados como El Juli, Perera y con el triunfador de la Feria de Abril de Sevilla, Pablo Aguado.

Nuevamente, el sofocante calor fue el protagonista durante todo el festejo. Incluso con la noche caída sobre la plaza roquetera, ya que la jornada de ayer no fue como su antecesora con ligeras rachas de brisa por momentos que hacían combatir los más de treinta y cinco grados que hemos padecido todo el fin de semana.

La corrida de toros transcurrió más rápida que su antecesora del sábado. El descanso no se hizo tan pesado como en la jornada anterior aunque permitió, más que de sobra, que todos los aficionados asistentes al festejo disfrutasen -como no- del tradicional bocadillo de jamón acompañado de un refresco o una cervecita fresquita. Y, como no, siempre dejar hueco para los ya mencionados saladitos y los pasteles. Incluso alguna que otra copa se vislumbró sobre los tendidos y gradas del coso salinero.

Una jornada más, asistieron aficionados de toda la provincia de Almería. Adra, El Ejido, Berja, Dalías y la capital almeriense fueron los que se llevaron la palma. También disfrutaron, de lo lindo, un numeroso grupo de extranjeros que pasaron unos días de vacaciones en Roquetas y, como no, no quisieron perderse una de las señas de identidas de nuestro país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios