Toros

La tauromaquia de Navarro Baldeweg

  • El artista y arquitecto cántabro, Premio Nacional en ambas disciplinas, homenajea a Goya y Picasso en su cartel para la temporada de la Plaza de Toros de Sevilla

La presentación de la obra anunciadora de la temporada de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla reúne cada invierno en el Salón de los Carteles de la institución a los principales ganaderos, periodistas y cronistas taurinos de la ciudad y, en menor medida, a especialistas en arte. Desde que el recordado Juan Maestre impulsara esta colección de carteles contemporáneos en 1994, resultado de la invitación a pintores españoles e internacionales de relieve, su puesta de largo propicia que aficionados, toreros y novilleros discutan con libertad de volúmenes, trazos, colores y, en general, de arte con mayúsculas, pues la relación de creadores que han anunciado la temporada de la Plaza de Sevilla la querría para sí cualquier museo que se precie. En España y fuera de ella. Luis Gordillo, Carmen Laffón, Larry Rivers, Fernando Botero, Alex Katz, Francesco Clemente o Miquel Barceló son sólo algunos nombres que ilustran el alcance y ambición de esta serie.

La polémica, las opiniones a favor y en contra del cartel, forman parte desde hace años de la intrahistoria sevillana y, como ocurre en otros ámbitos, las voces en contra suelen hallar más eco que las favorables que, por lo general, son las más familiarizadas con el arte actual. Consciente de ese duelo, el autor del cartel de la temporada 2016, el pintor y arquitecto cántabro Juan Navarro Baldeweg (Santander, 1939), ha entregado a Sevilla una obra muy meditada con ecos goyescos y tonos grises que remite, en primera instancia, al imaginario tauromáquico de Francisco de Goya. Un cartel que, a juicio del teniente de hermano mayor de la Real Maestranza, Javier Benjumea, "va a anunciar una temporada espléndida" en el coso del Baratillo.

El pintor y académico Juan Fernández Lacomba, autor del cartel de la pasada temporada, fue el encargado de presentar las claves estéticas de la propuesta de Navarro Baldeweg, al que sus compromisos docentes -es catedrático del departamento de Proyectos de la Escuela Superior de Arquitectura de la Politécnica de Madrid, donde se graduó en 1965- le impidieron acudir ayer al acto, si bien confirmó que no faltará al pregón taurino que pronunciará el próximo Domingo de Resurrección el catedrático y americanista Ramón María Serrera.

Según explicó Fernández Lacomba, el cartel "ofrece una visión de la lidia que homenajea a la modernidad. Evoca mucho a Goya, a los mozos de su Tauromaquia, pero el mero hecho de utilizar una grisalla nos lleva también al Guernica de Picasso", sumando la obra de Matisse a sus fuentes de inspiración, especialmente en el colorido vibrante de las letras, que contrasta con la elegancia casi monocroma de la escena superior.

En la interpretación de Lacomba, el autor "se ha atenido a la tradición cartelística reflejando un torero, un toro y la faena como vectores estéticos que resumen el arte de la Tauromaquia. Así, ha pintado un toro transparente que ejerce como un fantasma de energía que embiste a la muleta".

Juan Navarro Baldeweg, ganador en 2014 del Premio Nacional de Arquitectura, mantiene una estrecha relación con Sevilla, para cuyo Festival Internacional de Danza de Itálica realizó en 1992 un elogiado cartel. Pocos artistas españoles han brillado por igual en la arquitectura como en la pintura y la escultura. Dentro de su producción se cuentan el Museo de Altamira, el Centro Woolsworth en la Universidad de Princeton, los teatros del Canal en Madrid o la Biblioteca Hertziana en Roma. Otros proyectos que llevan su firma son los del Palacio de Festivales de Santander y el Palacio de Exposiciones y Congresos de Cádiz, así como la Sede de Consejerías de la Junta de Extremadura en Mérida. En 1990 se hizo acreedor del Premio Nacional de Artes Plásticas y en 2007 fue reconocido con la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes que concede el Ministerio de Cultura. Además, es miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios