Análisis de la Feria de San Isidro

Tirón taquillero, balance dispar

  • Ventura, Talavante, El Juli, Castella y López Simón, entre los triunfadores 

  • Brillan Fortes y Octavio Chacón, pese a la injusticia de un presidente

diego ventura diego ventura

diego ventura / j. j. guillén

La Feria de San Isidro 2018, con 34 festejos –32 de abono–, que en realidad fueron 33 debido a la suspensión del lunes 28 de mayo, ha demostrado que la Fiesta cuenta con músculo en Madrid y es, a día de hoy, el segundo espectáculo de masas, pese a la alcaldesa, Manuela Carmena, que en su desprecio hizo que no apareciera en la programación de actividades culturales de la capital de España un espectáculo que no cuenta con subvenciones caprichosas y que ha salido robustecido, pese al citado chaparrón político y el climatológico. Por cierto, en cuanto al primero, no todo fueron obstáculos, ya que el rey Felipe VI presidió la Corrida de la Prensa el pasado 8 de junio, respaldando con ello el espectáculo taurino.

Nada menos que desde el 8 de mayo al 10 de junio se vendieron 619.580 localidades;con siete tardes en las que se colgó el cartel de No hay billetes –23.624 espectadores– y otras ocho con aforos superiores a las 21.000 localidades. Y estos datos –no es peccata minuta– se han dado en el San Isidro más adverso que se haya conocido, con numerosos festejos en los que ha llovido antes, durante y después de los mismos.

En cuanto al balance de trofeos se cortaron 36 orejas; 19 por los matadores de toros y el resto por rejoneadores y novilleros. Trofeos de muy distinto valor. Por parte de los diestros, únicamente tres alcanzaron la Puerta Grande: Alejandro Talavante, Sebastián Castella y López Simón. Talavante ha sido premiado por los jurados como el triunfador del ciclo y Julián López El Juli por la mejor faena al excelente toro Licenciado, de Alcurrucén, en la Corrida de la Beneficencia.

Además de los citados espadas del escalafón superior destacaron, entre otros, Pepe Moral –con miuras y en la de Adolfo Martín–, Andrés Roca Rey, José María Manzanares, Antonio Ferrera, Cayetano y Luis David Adame.

Alejandro Talavante, quien cortó dos orejas el 25 de mayo Alejandro Talavante, quien cortó dos orejas el 25 de mayo

Alejandro Talavante, quien cortó dos orejas el 25 de mayo / Efe

A lo largo de la feria isidril varios presidentes han dado la nota discordante, en algunos casos concedieron orejas sin valor alguno y en otros denegaron trofeos que habían sido ganados a ley y solicitados mayoritariamente. Un usía que rayó en supina ignorancia es Gonzalo de Villa, quien negó una oreja al malagueño Fortes por una de las faenas de mayor firmeza, quietud y temple de la feria y que también denegó un trofeo al gaditano Octavio Chacón, que se mostró como un soberbio lidiador en la peligrosísima y mana corrida de Saltillo, en la que el citado presidente mandó premiar, injustamente, con la vuelta al ruedo póstuma a un toro de Saltillo. Los dos toreros andaluces, ausentes en plazas de esta región, como ha sucedido en Sevilla, deberían contar con más oportunidades.

Entre los novilleros destacaron Francisco de Manuel y Antonio Catalán Toñete, éste bajo un diluvió y con un estado de piso de plaza pésimo.

El juli, en la gran faena a 'Licenciado', de Alcurrucén. El juli, en la gran faena a 'Licenciado', de Alcurrucén.

El juli, en la gran faena a 'Licenciado', de Alcurrucén. / EFE

En el rejoneo hubo un torero que arrasó: Diego Ventura, quien cortó cinco orejas y un rabo en una de sus tardes, convirtiéndose en el primer rejoneador que corta un rabo en la historia de la Monumental de Las Ventas en una tarde en la que alcanzaba su decimosexta salida a hombros en Madrid. Ventura salió dos veces a hombros este San Isidro y Andy Cartagena en una ocasión.

En cuanto a las ganaderías destacan Núñez del Cuvillo, con dos buenas corridas, Alcurrucén, Fuente Ymbro y El Pilar. Y hubo varios encierros con toros sobresalientes como Cuba II, de Puerto de San Lorenzo; Ombú, de Juan Pedro Domecq; Licenciado, de Alcurrucén, Husmeador, de Jandilla o Chaparrito, de Adolfo Martín. Y algunos otros de nota alta como dos de Escolar, uno de Miura, uno de Victorino... En total serán más de una treintena los toros con opciones a grandes triunfos, muchos de ellos desaprovechados.

San Isidro echó más de un capotillo en los percances registrados. Dentro de los mismos, el más serio ha sido el de Manuel Jesús El Cid, quien sufrió una cornada de 20 centímetros en el muslo derecho por un toro de Adolfo Martín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios