Novillada en la Maestranza

Téllez apunta buenas maneras

  • El novillero madrileño pierde un trofeo por el fallo con los aceros ante el tercer novillo y da una vuelta al ruedo en el sexto tras una faena con firmeza y entonada

  • Ángel Sánchez y Diego Carretero se marchan de vacío

Ángel Téllez. Ángel Téllez.

Ángel Téllez. / Juan Carlos Muñoz

El festejo de ayer en la Real Maestranza de Sevilla, con media entrada de su aforo cubierto y que tuvo algunos pasajes interesantes, se saldó sin trofeos. El novillero madrileño Ángel Téllez estuvo a punto de conseguir un trofeo por el fallo con la espada tras una faena en la que apuntó buenas maneras ante un gran novillo de Fuente Ymbro, lidiado en tercer lugar; siendo ovacionado. En el sexto, dio una vuelta al ruedo tras una faena entonada. Sus compañeros de cartel, Ángel Sánchez y Diego Carretero, se marcharon de vacío.

Ángel Sánchez. Ángel Sánchez.

Ángel Sánchez. / Juan Carlos Muñoz

El tercero, Boquiflojo, de Fuente Ymbro, bajo, negro listón, fue un novillo de nota alta, ovacionado en el arrastre, que cumplió en el primer tercio y tuvo brío y franqueza en la muleta. Téllez, con sitio y buena colocación, acertó siempre con la distancia en una faena que comenzó por bajo. En las afueras, su primera serie diestra despertó una fuerte ovación y los sones de la música. Tras otra tanda con un enganchón, el madrileño imprimió una serie diestra con templados muletazos, a los que engarzó un cambio de mano y un larguísimo natural que hicieron las delicias del personal. Con la izquierda, bajó la mano y en otra serie afloraron bellos naturales. En el epílogo se marcó una tanda de derechazos, ligados a un natural tras un cambio de mano y con un afarolado y pase de pecho. Se preveía premio, pero el torero falló con los aceros y todo quedó en una fuerte ovación.

Diego Carretero. Diego Carretero.

Diego Carretero. / Juan Carlos Muñoz

Con el sexto, un novillo de Guadaira, corniabierto, de escaso recorrido y que no humillaba, Téllez derrochó ganas en una faena con firmeza y entonada por ambos pitones en la que nuevamente citó siempre bien colocado y en la que consiguió algunos muletazos de buena factura. Se jugó junto a tablas el tipo en unas manoletinas ceñidísimas. En esta ocasión mató mató al primer envite de estocada entera y dio una vuelta al ruedo tras petición.

Ángel Sánchez, silenciado en su lote, se aplicó bien en la lidia ante su primer astado, alto, al que le costaba embestir. Ganó terreno a la verónica. Brilló por el lado izquierdo –el mejor pitón del novillo– en unos naturales despaciosos y ceñidos a mitad de faena. Mató de estocada caída.

El cuarto, un castaño de Fuente Ymbro, algo acapachado, embistió sin fijeza y con poca entrega. Ángel Sánchez cumplió en un trasteo voluntarioso que comenzó con muletazos genuflexos y rubricó con una estocada entera.

Diego Carretero, tras ser devuelto su primer astado al partirse el cuerno izquierdo en un remate a un burladero, se enfrentó a un sobrero de Fuente Ymbro, que tuvo como virtud la movilidad. El albacetense, que fue arrollado cuando recibió al novillo a portagayola –afortunadamente sin mayores consecuencias–, realizó una faena larga y desigual, en la que los mejores pasajes llegaron al final, cuando acortó la distancia. Hubo apuntes de torería, como en el epílogo, en unos ayudados ceñidos o en algún sorprendente cambio de mano. Mató de bajonazo y estocada desprendida. Novillero y novillo fueron ovacionados.Con el colorao quinto, un torete, de escaso recorrido y que se rajó, concretó un trasteo voluntarioso coronado por una estocada para ser silenciado.

El espectáculo anduvo siempre entre dos aguas tanto en el ganado –cuyas cualidades no fueron aprovechadas del todo– como en lo que hicieron los tres jóvenes espadas, entre los que destacó Ángel Téllez, quien apuntó buenas maneras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios