Ángel Jiménez. Novillero "Quiero dar un golpe fuerte para abrirme camino como matador"

  • El diestro ecijano se prepara intensamente para su alternativa que tendrá lugar en la plaza de toros de Sevilla el 29 de septiembre de manos de Morante y con El Juli de testigo

Ángel Jiménez, quien entrena estos días intensamente en la plaza de toros de Écija. Ángel Jiménez, quien entrena estos días intensamente en la plaza de toros de Écija.

Ángel Jiménez, quien entrena estos días intensamente en la plaza de toros de Écija.

Comentarios 1

El novillero Ángel Jiménez (Écija, 1992), que tomará la alternativa en la plaza de Sevilla el próximo 29 de septiembre, dentro de la Feria de San Miguel, apadrinado por Morante y con El Juli de testigo, con toros de Daniel Ruiz, se adentra en sus sensaciones ante el paso más importante de su carrera tras una larga etapa novilleril a fuego lento en la que se ha forjado como un torero con grandes cualidades artísticas.

–Ángel, ¿qué supone la alternativa?

–Es una cita importantísima en mi carrera con la que me convertiré en matador de toros.

–¿Está preparado para ello?

–Hombre, eso creo. Han sido muchos años como novillero con picadores, aunque sin un número alto de novilladas. Únicamente en los últimas temporadas, gracias a un triunfo en Las Ventas, he toreado desde 2017 a 2019 cinco novilladas en Madrid y en Sevilla desde 2012 he sumado cinco novilladas picadas y otras dos sin caballos, ganando el certamen de promoción de 2009 en La Maestranza.

–¿Está entrenando de manera más intensa?

–Estoy muy ilusionado entrenando en la plaza de toros de Écija y he matado algunos toros a puerta cerrada ante una cita tan especial porque el sueño de convertirme en matador de toros está a la vuelta de la esquina.

"Tengo ya un cosquilleo en el estómago... y ganas que me desvelan por las noches"

–¿Nervios especiales?

–Son muchas las emociones que voy notando. Es San Miguel, Sevilla, dos figuras del toreo y tengo ya un cosquilleo en el estómago, preocupaciones, ilusiones y ganas que me desvelan por las noches.

–¿A qué preocupaciones se refiere?

–Más que preocupación, es el compromiso con la plaza. Tengo una edad y sé lo que son citas como ésta. No quiero fallar, quiero dar un golpe fuerte para poder abrirme camino como matador de toros.

–¿Qué puede decir de su padrino y del testigo?

–Ufff. No sé cómo definir a estos dos pedazos de toreros y figuras que marcan una época. He bebido de sus fuentes. Morante y El Juli son dos toreros que admiro desde niño.

–¿Y la ganadería?

–Es de plaza de primera. Es el cartel soñado.

–Dicen que el salto a matador se nota hasta en el patio de cuadrillas, con esas miradas de las figuras...

–Yo veo y sueño con cosas que me emocionan. La calle Iris, los maestros Morante, El Juli, las cuadrillas y yo como matador de toros y en Sevilla.

–¿Tiene ya preparado el traje blanco y de estreno?

–No me gustaría decir el color. Ya se verá.

–¿Qué prevé sobre su futuro en el escalafón superior?

–Ahora mismo no es fácil para cualquier torero nuevo. Es complicado porque los festejos se han reducido. Pero se está abriendo el abanico para las novedades. Ahí está el ejemplo de Aguado. Y eso me motiva mucho.

"Tengo mucho por sacar de mi interior. Pienso que el aficionado se puede ilusionar conmigo"

–Usted ha sufrido la escasez de oportunidades en su etapa novilleril.

–Al principio fue de muchos parones. Cuando llegaron personas que me han ayudado arranqué. Al principio toreaba poquito. Después de dos años sin vestirme de torero corté una oreja en Madrid y entré en todas las ferias de novilladas.

–¿Cuántas ha sumado este año?

–Cuatro. Madrid, Sevilla y dos pueblos.

–¿El balance?

–He tenido muy buenas sensaciones. En Madrid, sin cortar orejas, me encontré bien y en Sevilla corté una oreja a un novillo de El Parralejo y la pena es que pinché al otro. En las otras dos novilladas salí a hombros.

–¿Hasta qué punto será decisiva la alternativa para la próxima temporada?

–La alternativa puede ser un paso trascendental para mi carrera. Me puede abrir las puertas. Es una oportunidad para que vean la clase de torero que soy y hasta donde puedo llegar.

–¿Hubiera sido mejor en la Feria de Abril en cuanto a repercusión?

–Las cosas son como son. No me puedo quejar. También me ha venido bien una temporada más. Me ha llegado en el momento correcto. Cuando corta un tío las orejas le tienen que poner en todos los sitios.

–¿Qué puede ofrecer como matador para el aficionado que no le haya visto?

–Aires nuevos, aires frescos. Tengo mucho por sacar de mi interior. Pienso que el aficionado se puede ilusionar conmigo.

–Su tauromaquia.

–Me considero un torero clásico. Me gusta sentir las cosas. Torero apasionado y que poco a poco voy dando forma a mi tauromaquia. Me cuesta decir como soy.

–Sus referentes.

–Siempre he bebido del toreo clásico. Curro Romero, Paula, Camino, Pepe Luis, Pepín, Manolo González, Manolete, Manzanares padre y los maestros Morante y El Juli.

–De esos toreros legendarios, ¿con quién le hubiera gustado un mano a mano?

–Es complicado. Desde niño el primer nombre que di fue el de Curro Romero. Hubiera sido tremendo: Curro Romero, Puerta del Príncipe y Sevilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios