Roquetas de Mar

Noche de viento y bochorno en el ruedo y de diversión en los tendidos

  • El festejo que abrió este ciclo roquetero no defraudó a los asistentes, con seis grandes erales de Santiago Domecq

  • No faltó la tradicional merienda, convertida ayer en cena, en el descanso del tercero al cuarto

Inmediaciones de la plaza de toros, momentos antes del festejo. Inmediaciones de la plaza de toros, momentos antes del festejo.

Inmediaciones de la plaza de toros, momentos antes del festejo. / J. García

Noche de viento y de mucho bochorno para dar la bienvenida a la Feria Taurina de Santa Ana en el coso de Las Salinas. Sobre el albero roquetero, seis jóvenes que luchan por un mismo sueño: llegar a ser toreros en un futuro no muy lejano. En los tendidos y en las gradas, aficionados con ganas de disfrutar del arte noble del toreo en los jóvenes valores de la Fiesta.

Desde las ocho de la tarde, aproximadamente, se dieron cita en las inmediaciones de la Plaza de Toros de Roquetas aficionados con ganas de disfrutar de una apacible noche taurina. Bien es cierto que la entrada de este año rozó poco más de la media plaza, pero ello no impidió que los cientos de aficionados viesen a las jóvenes promesas batirse en duelo ante los erales de Santiago Domecq.

La Unión Musical de Roquetas de Mar fue la encargada, un año más, de poner sus sones en esta Feria Taurina. Lo hizo con piezas tan conocidas como ‘La Entrada’, ‘Fiesta Taurina’ o ‘Amparito Roca’.

La entrada gratuita al festejo hizo que muchos aficionados disfrutasen de esta primera cita del ciclo taurino de 2019 en Roquetas de Mar, con permiso de la novillada de Canal Sur de hace un mes.

Como es tradicional, tanto en Almería como en las plazas de toda la provincia, no faltó la cita con la merienda, reconvertida ayer en cena por las horas. El bocadillo de jamón, la cerveza o refresco fresquito -para combatir el calor-, los saladitos variados y los pasteles se sucedieron a lo largo de los tendidos y de las gradas de la plaza de Roquetas.

En el callejón estuvo Ruiz Manuel, director de la Escuela Taurina de Almería, valedora de esta clase práctica con la que desde hace ya varios años se abre la Fiesta Taurina en el municipio del poniente almeriense. Estuvo acompañado de otros profesionales como El César o el novillero con picadores de la tierra, José Cabrera.

Muchos aficionados vinieron también desde tierras murcianas para ver a Jorge Martínez, triunfador de la noche, en la que pudo ser su última novillada sin picadores ya que debutará el próximo día 3 de agosto en Pegalajar con caballos. Al menos en la provincia almeriense sí que fue el de ayer su último festejo.

Uno de los momentos más esperados de la tarde noche, por todos los aficionados, fue en el quite del quinto de la tarde. Y es que vibraron con Carla Otero, la novillera de Guadalajara que cerró la noche.

Cuando el reloj sobrepasó las once y media de la noche concluyó este primer festejo, fuera de abono, de una Feria que como sus antecesoras se presenta bastante atractiva para el aficionado, con las grandes figuras del escalafón -a excepción del lesionado Roca Rey. Esta tarde más y seguro que mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios