Toros. Heridos Castaño evoluciona bien y Ureña sale del hospital

El matador de toros Javier Castaño evoluciona favorablemente y permanece afebril tras la grave cornada en la fosa ílíaca que sufrió el pasado domingo en Pamplona, según el último parte médico firmado por el doctor Ángel Manuel Hidalgo. El diestro ha comenzado a tomar alimentación sólida y el aspecto de la herida es correcto, “con escaso débito de drenajes”, dice el parte. El torero pasó la noche estable y se encuentra tranquilo y relajado. El salmantino fue cogido al entrar a matar al cuarto toro, recibiendo una cornada en el abdomen. El espada siempre tuvo que andar con precauciones ante un ejemplar de José Escolar sin franqueza, que le esperó en la suerte suprema para inferirle la cornada.

Padilla, quien volverá a pasar hoy una revisión, ratifica su reaparición para el viernes en Pamplona

Paco Ureña ha recibido el alta hospitalaria y continuará su control por su cirujano de referencia, el doctor Enrique Crespo. El lorquino ha evolucionado favorablemente, sin fiebre, ya puede apoyar la pierna y el aspecto de la herida “es bueno”. Ureña fue cogido el pasado sábado en Pamplona por un toro de Puerto de San Lorenzo que le infirió una cornada menos grave en el muslo derecho.

Por su parte, Juan José Padilla, quien volverá a pasar hoy una revisión, se ha ratificado en la información avanzada por este medio, afirmando que reaparecerá el viernes en Pamplona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios