Toros

El Alcazabeño cumple dos semanas de huelga de hambre

  • Ya pasan catorce días, con sus noches, desde que el torero bastetano David Moreno se declaró en huelga de hambre reclamando una oportunidad en el ciclo del Corpus 2019

David Moreno 'Alcazabeño' de huelga de hambre en la Plaza de Toros de Granada David Moreno 'Alcazabeño' de huelga de hambre en la Plaza de Toros de Granada

David Moreno 'Alcazabeño' de huelga de hambre en la Plaza de Toros de Granada / J. M. Alonso

Comentarios 1

David Moreno 'Alcazabeño' es un torero que se doctoró en el año 1999, en la Plaza de Toros de Castilléjar, apadrinado por Tomás Campuzano y actuando como testigo el onubense Francisco Barroso, con un encierro de Ordóñez. Sin embargo, no ha sido acartelado ni una sola vez en la Nueva Plaza de Toros de Granada como matador.

Sí actuó como novillero, concretamente en el año 1996, recibiendo el premio de la Peña Platería como novillero triunfador, junto a Joselito. Repitió un año después, con otro triunfo, logrando tocar pelo en dos ocasiones esa tarde. Carta de presentación suficiente para haber hecho el paseíllo en alguna tarde en el Corpus.

El Alcazabeño, que cumple 20 años de alternativa, asegura a Granada Hoy que "este año tiene que ser el año de su vida, estoy fuerte y animado, llevo varios meses concentrado en el campo preparándome para triunfar en Granada".

Para llamar la atención, porque con el diálogo y los ofrecimientos no es suficiente, ha decidido instalarse en la puerta principal del coso granadino, allí pasa gran parte del día recibiendo amigos, gente que pasa por allí, aficionados a los toros, y todo aquel que se interesa por su situación, "que son muchos y variados, tanto los que les gustan los toros como los que no les gustan", añade David, "la gente y su ánimo son los que me alimentan".

Tiene una carta de presentación suficiente para haber hecho el paseíllo en en el Corpus

Está animado, tan solo sufrió un pequeño bajón hace un par de días, pero se recuperó. Por la mañana, sobre las siete, los amigos de Restaurante Ramírez le ofrecen un café caliente, y así hasta llegar la noche que toma dos plátanos, el resto de día a base de agua.

Por la noche, cuando ya apenas la gente pasa, se acuesta en su coche, que tiene aparcado en frente.

"Abandono el día que el empresario de la Plaza, José María Garzón, que ya le visitó la semana pasada me confirme que voy a torear dos toros en el Corpus, me dio un abrazo y me dijo que me alimentara y me pusiera fuerte", pero de momento solo quedó ahí.

No obstante David tiene mucha fe en que a principio de esta semana entrante vuelva Garzón con un contrato bajo el brazo. "Seguro que no se va a arrepentir de ponerme en los carteles, el triunfo lo tengo en la cabeza y en el corazón".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios