Paseo por rtve.es

'Vivir cada día' y la realidad antes de la telerrealidad

  • El programa de José Luis Rodríguez Puértolas fue un veterano formato que se adelantó en muchos aspectos a los 'docu-realities' y 'factuals' de nuestros tiempos

El reportero Ángel Peláez en un 'Vivir cada día' grabado en Tailandia en 1981 El reportero Ángel Peláez en un 'Vivir cada día' grabado en Tailandia en 1981

El reportero Ángel Peláez en un 'Vivir cada día' grabado en Tailandia en 1981 / RTVE

Comentarios 0

Vivir cada día fue un intento (y un todo un logro) del director José Luis Rodríguez Puértolas de retratar semana a semana a los españoles que habitaban la España real, la de 1978, en muy distintos ámbitos. En su etapa fundacional  Vivir cada día se articuló en torno a los colectivos profesionales, y las cámaras (siempre se rodó en formato cine) lo mismo se acercaban a la mina que a las panaderías, a los talleres que a los hospitales.

Poco a poco fueron desfilando entregas en donde primaba la espontaneidad: los reporteros se filtraban en los domicilios de la gente con la intención de ver cómo sería su día a día sin cámaras de por medio. En unos tiempos en los que los artefactos de filmación, amén de enormes, desnaturalizaban la realidad. Ahí estaba el reto y la habilidad de aquellos profesionales de TVE. El caso es que Vivir cada día, apoyado por varios directivos de la cadena pública y superando etapas políticas en Prado del Rey, aguantó casi una década en antena. Su estreno se produjo en 1978 con entregas de media hora de duración. Pero a partir de 1983 sus reportajes pasaron a durar 60 minutos y a ser guionizados.

Los personajes se representaban a sí mismos, pero cada uno de los documentales contaba una historia con un principio y un final. Iván Aledo y Javier Maqua fueron dos de los maestros que lograron capítulos bien emocionantes.En la actualidad, en la web rtve.es, el sitio de nuestro archivo sentimental que recorremos cada lunes  en estas páginas, hay 12 programas disponibles. El más antiguo de los que se exhiben por ahora a los espectadores data del 7 de septiembre de 1978, Misioneros en África.

El más reciente, el del 5 de junio de 1985, Plan para Plan, era el que  narraba la célebre caravana que plantearon los mozos solteros del municipio oscense de Plan para encontrar pareja. Cuando no existían redes sociales y el caso fue una milagrosa idea de repoblar una comarca.Echo de menos en la web de entregas célebres como Las rejas las veis vosotros, donde una novicia castellonense nos narraba su experiencia iniciática o Pasión de Sevilla, una de las primeras aproximaciones antropológicas de la televisión a la Semana Santa andaluza, en donde dos jóvenes extranjeras llegaban en Talgo a la capital hispalense y comenzaban a escribir un diario de a bordo según lo que veían en las calles sevillanas. Enfoques muy originales para su tiempo como retratos sociológicos reales de la España de entonces que se nos antoja lejana y remota.

Vivir cada día era más telerrealidad que muchos de los realities que se nos extienden por las parrillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios