Así está la isla

Pan con Colate, el sueño de Isabel Pantoja

  • La cantante y las Azúcar Moreno quisieron plantarse en 'Supervivientes' por su mala convivencia con Carlos Lozano, al que salvó el público

Isabel Pantoja en 'Supervivientes' en plena indignación Isabel Pantoja en 'Supervivientes' en plena indignación

Isabel Pantoja en 'Supervivientes' en plena indignación / Mediaset

A Carlos Lozano le sale sin querer ser el malo de la película y a Isabel Pantoja le sale del alma la respuesta, la presunción y la altanería aunque se le quede la nariz renegrida por el sol caribeño. Supervivientes sigue adelante sin querer, con la marcha en punto muerto, cuesta abajo de la crispación, así que todo va rodado. Incluso con que  Chelo García Cortés sea genuflexa de su enemiga Isabel y las Azúcar Moreno sean las que sazonen como secundarias bien cumplidas las tramas alrededor de la robinsona migaíta. Isabel, la pescadora de coplas, disfrutadora de cama y buena amiga de Colate, que tiene nombre como de batido así que mencionarlo debe de dar hambre a los de por allá.

Las Salazar y la Pantoja han tenido en estos días un aprieto dialéctico con todo un experto en supervivencias como Carlos Lozano, que además pisa la misma arena que su rentabilizada ex, Mónica Hoyos. Lozano está acostumbrado a aguantar la presión de constante media intensidad que supone las antipatías directas en un grupo. Son las cantantes las que han tenido la piel un tanto fina para lo mal que está la capa de ozono por Cayo Cochinos.

Las Azúcar y la amarga madre de Kiko se juntaron contra Lozano y se plantaron con darse de baja de la aventura. El programa les dio un fantita a cada una de ellas reservándolas de la arena. Lozano ya tenía el reproche en la boca hacia Isabel Pantoja asegurando que para grande, grande, Rocío Jurado. Qué sabrá él. No dijo nada descabellado pero a la cara de la que fue rival durante tanto tiempo de la chipionera no era necesario. En Supervivientes basta una chispa y una hierba avinagrada para formar un incendio. El plante tan ardoroso de la estrella y sus cascabeles parece un pulso prematuro, porque la hambruna nada más que ha hecho empezar.

La audiencia de Mediaset (el programa del martes se emitía en Cuatro, con Carlos Sobera como un pulpo adaptado a este garaje de tronchones) decidió que Carlos Lozano siguiera a pie de playa. Las del desplante regresaron y tuvieron que apechugar. Hay tanto que tendrán que aguantar todavía, vistos los índices de audiencia.

Y como Isabel si no es con bronca lo es por amor, se deja querer con los comentarios hacia Colate (más hambre) y ahora dice que más allá de la isla tiene un noviete que la tiene tonta. Que él lo sabe, que son felices y que, ya saben, el que quiera saber que pase por caja. Hoy quiere confesar que está enamorada. El director del ¡Hola! hace cuentas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios