Series

Liv Tyler: "tengo que ir andando de lado, como los cangrejos"

  • Cosmopolitan emite la segunda temporada de 'Harlots: Cortesanas' una serie de época de la ITV con prostitutas del siglo XVIII, con un punto de vista feminista 

Liv Tyler como su dama distinguida en 'Harlots: Cortesanas' Liv Tyler como su dama distinguida en 'Harlots: Cortesanas'

Liv Tyler como su dama distinguida en 'Harlots: Cortesanas' / ITV

Cada martes a las diez de la noche en Cosmopolitan, en las plataformas de pago, se estrena un episodio de la segunda temporada de Harlots: Cortesanas, la ficción de la cadena británica ITVambientada en los lupanares del Londres del siglo XVIIIy su conexión con la alta sociedad. La actriz y modelo estadounidense Liv Tyler interpreta a Lady Isabella Fitzwilliam, una distinguida mujer cuyos secretos la convierten en víctima de la peligrosa y despiadada Lydia Quigley (Lesley Manville). Tyler, que responde personalmente a este periódico, es conocida por su papel en la saga de El señor de los anillos y en otras series como The Leftovers.

–¿Cómo es incorporarse en una segunda temporada, sumarse a una serie que está ‘en marcha’?–Depende del equipo. A mí me facilitaron mucho las cosas. Recuerdo mi primer día y estaba realmente asustada: había estado trabajando mi personaje en casa, entrenando el acento y ese tipo de mujer, tan refinada y tan diferente al resto de personajes. En el primer día de peinado y maquillaje todas las chicas se llevaron una gran sorpresa cuando me vieron entrar en el plató, completamente caracterizada. Ha sido un trabajo divertidísimo. De verdad. Es una de las grandes ventajas de trabajar en Inglaterra porque no ocurre lo mismo en Hollywood.

–¿Dónde se trabaja mejor, en Estados Unidos o en el Reino Unido?–Me gustan los dos países, pero es una experiencia diferente. No hay nada mejor que ir a California y experimentar todo lo que representa Hollywood, pero viviendo en Inglaterra tenía ganas de trabajar al ritmo inglés. En el Reino Unido se hacen las cosas de otra forma, quizás todo es más artesanal y personal.

–Preséntenos a Lady Isabella Fitzwillian, el papel que interpretas…–Es un personaje muy bien escrito, me ha encantado interpretarlo. Ella es una aristócrata aunque es hija ilegítima, por lo que su vida depende de los caprichos de su calculador y a la vez seductor hermano, el Marqués de Blayne, quien le restringe el acceso al dinero que le permitiría ser independiente y poderosa, algo que ambiciona por encima de todo. Desesperada, víctima del chantaje de Lydia Quigley y atrapada en un matrimonio sin amor, ella encontrará una inesperada amiga y aliada en la cortesana Charlotte Wells (Jessica Brown Findlay), hija mayor de Margaret (Samantha Morton).

–Es inevitable prreguntarle por la complejidad del vestuario de esta serie.–En realidad es curioso porque mi vestuario es lujoso y me llega a la altura de las caderas. Debajo llevo una especie de jaula de metal y no puedo andar a través de las puertas de forma natural. Algunas veces lo olvido y me voy golpeando con los marcos. Tengo que andar de lado, como si fuera un cangrejo.

–¿Cuál fue su reacción con estas tramas la primera vez que leyó el guion?–Investigué mucho e intenté entender por qué Lady Fitz es tan amable, educada y tranquila. Quería saber cómo se sentiría una mujer de su clase social. Rodamos una escena en la que mi personaje no sabía cómo cortar una hogaza de pan. Ella es muy inteligente, pero en realidad las mujeres como ella en aquella época no podían hacer nada sin el permiso de los hombres. Debe pedir permiso por todo, pero ella no acepta esta situación.

–¿Qué fue lo que encontró más interesante, más impactante, sobre la época de Harlots?–Lo que más me sorprendió, como a muchas compañeras de reparto, no es únicamente la falta de higiene, también la situación de estas mujeres, que ejercen la prostitución para ser independientes en un mundo que les deja muy pocas salidas más allá de someterse a los hombres.

–¿Cómo compararía el papel de Lady Fitz con otros que ha tenido que hacer?–He tenido la suerte de poder elegir mis papeles en casi todas las ocasiones. He seguido mi instinto a la hora de encontrar los mejores proyectos, personajes, directores, guionistas que, en cierto modo, coincidían en algún aspecto con mi forma de ser. Mi personaje en este caso es divertido. Es probablemente es uno de los más apasionantes y desafiantes que he interpretado en mi carrera, y bastante diferente a todos los demás.

–Esta serie que emite un canal español tan personal como Cosmopolitan está escrito, producido y dirigido por mujeres…–Es un aspecto muy positivo, con rotundidad. Me siento emocionada de formar parte de este equipo. Estoy muy interesada en la igualdad. Es fenomenal interpretar un personaje que está escrito por una mujer, sin lugar a dudas, porque podría ir en una dirección totalmente diferente en caso de haber sido una producción con el punto de vista masculino.

–Para los que la sigan en versión original, ¿le ha sido difícil colocar el acento inglés a su personaje? –Aprendí a simular acentos cuando era adolescente. Lo he hecho muchas veces. Interpreté a Lady Rebecca Gibson en Plunkett and Macleane, ambientada también en el siglo XVIII; hice acento inglés en Onegin; y también en El señor de los anillos como Arwen.

–¿Cine, televisión?–Trabajar en televisión es una experiencia muy diferente al cine. Lo importante es el guión. Una serie te da garantía de trabajo y dinero para esperar otros proyectos que te gusten.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios