Crónica de la final

Gana Aurora. Asombroso duelo final andaluz en 'MasterChef Junior'

  • Los duelistas fueron los dos andaluces que llegaban a la final, Aurora, de Trebujena; y Nicolás de Sevilla

La gaditana Aurora, ganadora de 'MasterChef Junior 8' La gaditana Aurora, ganadora de 'MasterChef Junior 8'

La gaditana Aurora, ganadora de 'MasterChef Junior 8' / RTVE

"Andalucia, gana". Menos mal, de vez en cuando debería ser así.

El chef Pepe Rodríguez reconocía así el resultado y también el nivel de los dos chiquillos que han llegado al duelo final de MasterChef Junior 8. Una pequeña de la localidad gaditana de Trebujena, de 9 años, Aurora; y un chiquillo sevillano de 11 años, Nicolás. Herencia tartésica. Ganó la trebujenera, que un mostró un temple y tenacidad de adultos y se ha convertido en la ganadora más joven de MasterChef en España.

Así que tranquilos, que si no se reparten por el Sur la estrellas Michelin que merecerían el esfuerzo de los chefs andaluces actuales hay cantera de sobra por delante. Y materia prima para elaborar.  Antes del duelo había habido parada en Aponiente, en El Puerto de Santa María, donde Nicolás obtuvo su plaza quitando el lugar a la madrileña Henar, que era la favorita. Aurora se ganó el puesto de duelista siguiendo al detalle un complicado plato de Jesús Sánchez. También se quedó fuera el antipático de la edición, Javier.

Era la una y diez de la madrugada, pero al fin y al cabo merecía la pena la espera para contemplar el resultado de este duelo de andaluces, con padres emocionados.

El menú degustado por el jurado del programa y los chefs del restaurante barcelonés Disfrutar tuvo incluso un nivel mayor que el de la pasada edición Celebrity. Los niños han demostrado un alto nivel en esta promoción, que ya se intuía en el casting celebrado en Sevilla.

La celebración por el título de Aurora en 'MasterChef Junior' La celebración por el título de Aurora en 'MasterChef Junior'

La celebración por el título de Aurora en 'MasterChef Junior' / RTVE

El menú final de la ganadora, Aurora

Aurora comenzaba su menú con un homenaje a los esteros de Trebujena, con un Tartar de gamba blanca con aire de jengibre y remolacha. Uno de los tíos de la concursante explota un estero y de ahí esa propuesta en torno a los pescados y mariscos de la desembocadura del Guadalquivir. Entre otros comentarios Jordi Cruz le valoraba la expresión y el talento del plato. 

El segundo era Lubina de mi pueblo con aceitunas que me encantan, un pescado a la brasa bien marcado con salsa y gelatina de aceitunas.  "Un fondo superexpresivo, sin una pega", añadió Jordi. El jurado brindó en la mesa con el reconocimiento a la pericia de la niña. "Al plato le he puesto actitud,constancia y confianza conmigo misma", añadía Aurora. 

El postre lo llamó Pasión por Mi Abuela, por su abuela Cati. Con crema de fruta de la pasión, helado de mango y espuma de yogur. 

La suerte estaba echada pero la perfección acompañó a la seriedad de la de Trebujena en la cocina y que después supo imprimir con su sonrisa ante los comensales.

El menú de Nicolás

El sevillano elaboró también una comida de identidad pero algunos fallos en la elaboración le pasaron factural Nicolás presentó como primer plato una Crema de maíz fría con cigala cocida, salicornia salteada y huevas de tobiko.  El plato se inspira en uno del restaurante sevillano De la O, como comentó Nico. "Sofisticar un plato fácil como la crema de maíz y convertirlo en alta cocina es difícil", le valoró Samantha Vallejo-Nágera. Al joven le valoraron que supiera conservar los jugos de la cabeza de la cigala.

De segundo, El plato que describe mi tierra: unos raviolis de calabaza, con queso de cabra sevillana florida, confitura de naranja, con crema de queso de cabra y mascarpone y esferificación de albahaca. Los defectos en la elaboracion fueron percibidos a la vista. "Hay poco relleno", lamentó Jordi, pero los chefs de Disfrutar subrayaron la valentía del pequeño duelista. Pepe Rodríguez le felicitaba por la confección para que no se viniera abajo. Jordi insistió en que nunca decaiga y que se sobreponga a los problemas, que siempre son inevitables.

El postre de Nicolás fue un homenaje a la Feria de Sevilla, dedicado a los puestos de garrapiñadas y coco fresco, con Misión imposible Cúpula, con una cúpula de caramelo que fue complicado de rematar, aire de coco y helado de almendra.

Aurora vencía por un menú impecable pero ambos concurantes andaluces demostaron un nivel asombroso en la final y una trayectoria admirable, pequeños y magníficos embajadores de nuestra tierra. Es inevitable decir que aprendan muchos mayores de cómo se da ejemplo sobre Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios