Ópera

La ópera

En el siglo XVIII se desarrollaron dos formas: La llamada ópera seria se centraba en la tragedia y la ópera buffa o cómica lo hacía en historias cotidianas, buscando el malentendido.