20 aniversario

20 años al servicio de la provincia

  • 'El Día de Córdoba' es una de las cabeceras más consolidadas de nuestro territorio

Palacio de la Merced, sede de la Diputacion. Palacio de la Merced, sede de la Diputacion.

Palacio de la Merced, sede de la Diputacion. / Juan Ayala

A pesar de los tiempos difíciles que nos está tocando vivir, en medio de una crisis sanitaria y económica global, que nos ha sumergido en un periodo de incertidumbre y desconcierto, entre todos estamos siendo capaces de seguir adelante con esfuerzo y optimismo, convencidos de que el futuro puede ser esperanzador, si así nos lo proponemos. Conmemorar 20 años de vida de un proyecto como El Día de Córdoba en este contexto de adversidad es una prueba fehaciente de ello, y un motivo de orgullo y satisfacción al que quiero sumarme con una sincera felicitación, compartida con sus lectores.

Es indudable el importante papel de los medios de comunicación en una sociedad que demanda información continuamente, que necesita conocer, entender y opinar sobre lo que ocurre a su alrededor. La prensa, en sus distintos formatos, es una herramienta útil y necesaria para acercar al ciudadano esa realidad que le afecta, en la mayoría de los casos, de forma muy directa. Esta tarea es aún más preciada si se realiza con objetividad, veracidad y pluralidad, tal como ha demostrado a lo largo de estas dos décadas El Día de Córdoba, gracias al gran equipo de profesionales que lo conforman, que día a día nos ofrecen la actualidad más inmediata, mostrando la pluralidad de nuestra provincia, de nuestros pueblos, ofreciéndonos también momentos únicos, compartidos siempre entre sus páginas.

Sin duda alguna, la coyuntura mundial actual plantea nuevos retos y desafíos de carácter político, económico y social. Esta nueva normalidad nos está colocando en un nuevo escenario, al que todos hemos de adaptarnos, en el que hemos de reinventarnos, con los recursos que tenemos a nuestro alcance, pero siempre con la esperanza de la prosperidad y de un futuro mejor. Y los medios de comunicación no están ajenos a este cambio, haciendo frente a nuevas formas de trabajar, a otros formatos, a una revolución tecnológica adaptada a las exigencias y demandas de un mercado cada vez más competitivo.

El Día de Córdoba ha sabido hacer sus tareas en este sentido, haciéndose un hueco destacado en el panorama informativo de nuestra provincia en estos 20 años de vida, presumiendo de ser una de las cabeceras más consolidadas de nuestro territorio, con un número de lectores fiel, y que ha sabido mantener la esencia de sus comienzos.

En medio de este ruido informativo, que ha hecho que se tambaleen los cimientos del rigor y la veracidad, se hace más necesaria que nunca una información directa, nítida y fidedigna, que nos muestre la realidad tal cual es, de la forma más comprensible posible, desde la máxima de que el conocimiento hace una ciudadanía más libre, más crítica, más consciente y más humana.

Para los representantes políticos, y para mí en particular como presidente de la Diputación de Córdoba, los medios de comunicación constituyen una plataforma muy útil, un altavoz para hacer llegar a nuestros vecinos y vecinas los proyectos, las ideas, las acciones con las que queremos conseguir que Córdoba sea una provincia mejor, más próspera y cohesionada. Para alcanzar este objetivo común es necesario que exista una buena relación entre ambos actores, porque de ello va a depender que el mensaje que llegue a nuestros receptores sea el adecuado. Y, aunque esta “amistad” no siempre ha sido fácil, ha recorrido un camino de entendimiento y cordialidad, que a todos nos beneficia en nuestro día a día.

Soy un completo defensor de la información veraz, rigurosa y exhaustiva, de aquella que elimina el ruido, que nos retrata la realidad tal como es, que nos ayuda a crecer como personas y a avanzar con paso firme como sociedad.

Me gustaría terminar animando a este gran equipo de trabajadores de El Día de Córdoba a seguir creciendo y dando lo mejor de sí mismos para afrontar, entre todos, la difícil situación por la que estamos atravesando. Estoy convencido de que saldremos reforzados y que aprovecharemos las oportunidades que nos ofrecen estos tiempos convulsos para conocernos mejor y para saber cómo podemos mejorar.

Os invito a seguir abriendo a nuestros ojos, y a los de toda Andalucía, la realidad de cada uno de nuestros municipios, así como sus fortalezas y potencialidades. Una vez más, os felicito, y os emplazo a volver a encontrarnos celebrando próximos aniversarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios