Movilidad

Así puede medir la DGT la velocidad de tu coche desde el móvil

Vehículo detenido por la Guardia Civil Vehículo detenido por la Guardia Civil

Vehículo detenido por la Guardia Civil

Con la nueva normalidad, los desplazamientos en vehículos se reanudan tanto en la ciudad como en carretera. Si durante los meses de confinamiento, por razones obvias, los fallecimientos en carretera descendieron respecto al año anterior, los viajes de vacaciones y la vuelta a la rutina, traen más incidentes en las vías españolas.

El uso del teléfono móvil es uno de los grandes quebraderos de cabeza de la Dirección General de Tráfico. Y es que uno de cada cuatro muertos en accidente de tráfico se debe a distracciones al volante y, según Pere Navarro, director general de Tráfico: “Esto tiene un nombre: móvil y whatsapp”.

Pero no todo lo que tiene que ver con el uso del móvil son inconvenientes, de hecho, La DGT puede medir la velocidad media de un tramo concreto o las congestiones en cierta vía, simplemente con los datos que ofrecen los usuarios de los vehículos.    

Desde el momento en el que nos subimos a un coche con las últimas tecnologías o activamos Google Maps para llegar a un determinado lugar, ‘estamos vendidos’, aunque no nos demos cuenta. Y es que los móviles o las aplicaciones del vehículo se conectan vía satélite y desde ahí pueden ser controlados todos nuestros movimientos.

No ajenos a que los smartphones regalan nuestros datos, la DGT llegó a un acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE) que había pactado con las operadoras de telefonía el rastreo de 50 millones de líneas de sus clientes, para hacer un dibujo de la movilidad de los españoles.

El objetivo de la DGT es conseguir una serie de patrones que ayudarían a mejorar la movilidad de las distintas localidades, pero manteniendo el anonimato de los conductores.

Detectores e inhibidores de radar

Muchos conductores, aún a sabiendas de que llevarlo le puede suponer una multa y la pérdida de puntos, siguen instalando en sus vehículos detectores de radares de tráfico para poder conducir a sus anchas por las carreteras españolas. Son dispositivos que pueden detectar la presencia de un radar y avisar al conductor, por lo general suelen ser portátiles y los puedes llevar en una zona oculta del vehículo y así no ser cazado. Pero no todos son iguales.

Según explica la DGT hay dos tipos.

Los avisadores, que si están permitidos. “Son dispositivos, como los navegadores (GPS), cuya función principal es guiar al conductor a seguir un itinerario, que disponen de una base de datos con los puntos donde se hallan los radares fijos y emiten una señal de aviso cuando el vehículo se acerca a un radar. Los avisadores están permitidos y la información de la situación de radares puede verse en la web de la DGT”.

Los inhibidores, que si acarrean multas. “Además de los detectores, existen otros dispositivos que tienen la capacidad de emitir una frecuencia que anula la que emite el radar, y anular su capacidad para detectar vehículos que excedan el límite de velocidad. Ya estaban prohibidos y su uso conlleva una sanción grave, con multa de 6.000 euros y retirada de 6 puntos, mientras que la multa a los establecimientos que instalen estos dispositivos llega hasta 30.000 euros”, según explica la DGT.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios