Crisis sanitaria

Qué hacer si somos contacto de un positivo por coronavirus y estamos de vacaciones

  • Requisitos para poder volver a nuestro lugar de residencia a cumplir la cuarentena

Una joven se somete al test del coronavirus. Una joven se somete al test del coronavirus.

Una joven se somete al test del coronavirus. / Efe

Las personas que sean identificadas como contactos de un caso positivo de coronavirus pero no estén en su localidad de residencia podrán volver a él a pasar la cuarentena siempre y cuando lo hagan en un medio de transporte privado y las autoridades de salud pública implicadas así lo autoricen.

Así lo ha establecido el Ministerio de Sanidad en la última actualización que ha hecho de la Estrategia de Detección Precoz, Vigilancia y Control de Covid-19, en la que fija una serie de condiciones para que los contactos de un positivo que se encuentren desplazados puedan regresar a finalizar la cuarentena.

De esta forma, el alojamiento previsto en su lugar de residencia deberá garantizar las condiciones necesarias para la cuarentena, y solo podrán regresar mediante un medio de transporte privado, asegurándose del cumplimiento de todas las medidas de precaución establecidas para el manejo de contactos durante el trayecto.

Trayecto que solo podrá realizarse cuando "se haya informado y autorizado" por parte de las autoridades de salud pública implicadas, para lo que será perceptible la firma de un documento de declaración de responsabilidad por parte del contacto, en la que tendrá que firmar que toma esa decisión "libremente" y bajo su "responsabilidad".

En ese documento, el implicado deberá detallar sus datos personales y de contacto y especificar el vehículo, matrícula y conductor del medio de transporte, al tiempo que tendrá que comprometerse a informar "de cualquier modificación relevante, acontecimiento adverso o incidente que pudiese producirse" en el traslado.

La nueva versión de la estrategia mantiene que todos los casos sospechosos se mantendrán en aislamiento a la espera del resultado de la PCR y se iniciará la búsqueda de sus contactos estrechos convivientes; en caso de que la prueba resulte negativa, y si no hay una alta sospecha clínica, el caso se da por descartado y finaliza el aislamiento.

En aquellos casos que no requieran ingreso hospitalario y sean manejados en el ámbito de atención primaria, se indicará aislamiento domiciliario, siempre que pueda garantizarse que sea efectivo; en caso contrario, se hará en hoteles u otras instalaciones habilitadas para tal uso.

Para las personas desplazadas fuera de su localidad de residencia en el momento del diagnóstico, "las autoridades sanitarias podrán valorar otras alternativas siempre que garanticen la seguridad".

Además, el texto actualiza otros aspectos relativos a la notificación de la información epidemiológica por parte de las comunidades.

En este sentido, determina que "hasta que se disponga de mayor información en relación al significado clínico y epidemiológico de los casos que vuelven a presentar sintomatología y/o una PCR positiva tras una resolución clínica con PCR negativa", estos casos "no se notificarán como nuevos casos de Covid-19 al sistema de vigilancia".

Por último, apoya que se planteen estrategias de cribado dirigidas a grupos de población más amplios en el entorno de casos o brotes con posibles contactos no identificables "si el contexto epidemiológico local y el entorno del brote lo aconsejan, bajo el criterio y la coordinación de salud pública".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios